Javier Faiwusiewiez: “El gran desafío no es emprender; es saber sostenerse en el tiempo”

Cuáles son las preocupaciones más frecuentes de cualquier emprendedor, qué hacer para superar una etapa de crisis y cómo resolver los problemas que se pueden gestar en una Pyme familiar. Además, algunos consejos y recomendaciones para encarar 2019. Todo en voz de Javier Faiwusiewiez, consultor en gestión de Pymes.

Javier Faiwusiewiez: “El gran desafío no es emprender; es saber sostenerse en el tiempo”

Javier Faiwusiewiez nació en Buenos Aires y es Licenciado en Dirección de Negocios por la Universidad de Ciencias Empresariales y Sociales. Desde pequeño jugaba en las oficinas y depósitos de la primera empresa familiar que conoció, la que formaban su padre y su tío. Con más de diez años de desarrollo profesional y escuchando sobre las distintas problemáticas cotidianas de las Pymes, comenzó a repensar el rol del empresario en la sociedad. 

Hoy en día es consultor de Pymes y empresas familiares, además de ser parte del Programa de Red de Mentores de la Secretaría de Pymes y Emprendedores del Ministerio de Producción y Trabajo. Fue docente en la ORT Argentina y ha brindado charlas en diversas instituciones.

¿Cuáles son las preocupaciones que por estos días más perturban a las empresas? Puede ir de la mano de ¿cuáles son las consultas más frecuentes?

Para las Pymes tomar la decisión de contratar a un asesor externo no es fácil. Por lo cual, cuando me convocan suelen estar preocupados por una cuestión económico- financiera. En algunos casos tiene que ver con conocer sus números exactos frente al miedo de no estar generando valor, no estar ganando plata; y en otros tiene que ver más con sus estrategias de costos y precios. Suelen preocuparse porque las variables económicas justamente a veces dificultan la actualización de los costos y de los precios, lo cual en una Pyme puede generar una distorsión importante. Para esto, habitualmente lo que hacemos es desarrollar un sistema de información gerencial que les permita conocer sus gastos en tiempo real y entonces a partir de esto tomar decisiones.

¿La excesiva carga impositiva son el gran problema para las empresas chicas?

No estoy seguro de que la carga impositiva sea el problema principal, pero sí estoy seguro que el costo laboral es una de las principales preocupaciones del empresario Pyme. En general, es el gasto fijo más grande de cualquier compañía pequeña, sumando también a los accidentes y a la alta tasa de juicios laborales. Además, en las compañías chicas, la relación con los empleados generalmente es directa. Lidiar con las problemáticas del personal le quita muchísimo tiempo al empresario de pensar a futuro, de pensar en objetivos, estrategias; y otras cuestiones. Pienso que eso es una deuda que tiene el Ministerio de Producción y el Ministerio de Trabajo, de establecer un mecanismo diferencial para las Pymes en cuanto al costo laboral.

¿Cómo debe hacer una empresa para superar una etapa de crisis?

El gran desafío de cualquier empresa es sostenerse en el tiempo. Entonces, los momentos de crisis nos presentan un gran dilema porque empiezan a poner en duda esta continuidad, que es el objetivo último. Lo importante es ser conscientes de cuáles son las dificultades por las que estamos atravesando. Saber que quizás no podemos trasladar al precio todos los aumentos de costos, saber que no podremos ganar lo que nos gustaría ganar, pero sobre todo entender que garantizar la continuidad de la empresa es el propósito prioritario. Porque a ver, no ganaremos este año, pero tendremos un buen año el próximo o el otro. Es importante, siempre, conocer los números y la información de nuestra empresa. De esa manera es más sencillo tomar decisiones.

Con respecto a las ‘Pymes Familiares’: ¿Qué tipos de conflictos se suelen generar y qué les recomendás?

Mi prioridad es trabajar con pymes familiares -más allá de las cuestiones económicas - financieras-, en lo que respecta a las relaciones humanas entre los miembros de la familia. En general, las preocupaciones más grandes se dan cuando ingresa una nueva generación a la compañía, cuando ingresan hijos a una pyme fundada por el padre o la madre. Y habitualmente, todo el desfasaje generacional, las ganas que tienen los nuevos integrantes de realizar nuevos negocios, de involucrarse en nuevas áreas; generan rispideces y discusiones. Lo que yo recomiendo es conversar, es lo único que puede disminuir el riesgo de que la compañía termine cerrando o se termine debilitando por las cuestiones personales que las salpican.

Si no pueden dialogar o hablar armónicamente, solos, entonces es muy bueno convocar a un profesional que los guíe y que les dé un marco de conversación que les permita zanjar sus diferencias o al menos conocerlas y compartirlas. Y me refiero a sus preocupaciones, sus diferencias, sus metas, ideas; y a partir de ello empezar a definir cursos de acción, formas de tomar decisiones, de relacionarse dentro y fuera del ámbito de trabajo. En fin, diferentes mecanismos para preservar la relación familiar y generar buenos negocios para la empresa.

¿Qué tipo de empresas crees que tendrán mayor éxito en el futuro cercano? ¿Las que tengan menos empleados? ¿las que tercericen la producción? ¿Las que estén orientadas al consumo? 

Las empresas que tendrán éxito en un futuro son las que continúen los procesos de inversión de forma planificada y no permitan que los momentos de inestabilidad y desequilibrio les hagan cambiar el rumbo de manera drástica. Más allá de que las incorporaciones de las nuevas tecnologías son fundamentales en todos los rubros, entendiendo que el comercio electrónico se está llevando una gran porción del mercado y que la industria manufacturera también debe adaptarse a estas nuevas tecnologías. Principalmente, las empresas que hayan incorporado todas estas herramientas van a tener una mayor tasa de éxito.

¿Imaginás un 2019 siendo una continuidad del 2018 con respecto a la realidad de las empresas? ¿O creés que puede mejorar la situación?

Si te contesto esta pregunta en función de las Pymes con las que yo trabajo, pareciera que a finales de 2018 hubo algún repunte en el consumo por el mes de diciembre. Si bien los años impares y de elección presidencial suelen ser años donde la economía se frena desde mitad de año hasta la votación, creo que el 2019 debería generar algún repunte en el segundo trimestre. A eso tenemos que apostar, a que todos estos proyectos que las compañías tuvieron frenados o que se dilataron el año anterior, estén listos para marzo para poder generar nuevas oportunidades y negocios. En algún momento la economía arranca y aquellas empresas que  estén listas con los productos adecuados son las que tendrán mayor éxito.

¿Cuáles son los atributos o cualidades que debe tener un asesor de Pymes?

Cuando hablamos de un asesor de pymes para mí hay dos atributos básicos que se deben tener: primero la formación profesional y segundo la experiencia en la gestión de una Pyme. En mi caso, para ponerte un ejemplo, durante nueve años gerencié una empresa familiar. Y la gestión te permite, además de todos los conocimientos técnicos que te puede dar una Universidad, conocer cuáles son las realidades diarias del mercado, entender la velocidad en que las decisiones suceden en una pequeña empresa; y entonces cuando te toca asistir a otra compañía entendés sus inquietudes, sus apuros, esa ansiedad que tiene el empresario pyme para resolver sus problemas. Porque el empresario pyme se lleva el problema a la casa, y las preocupaciones de la compañía empiezan a repercutir en su vida diaria. Y, fundamentalmente, tener una relación empática con los clientes facilitan los procesos de consultoría y asesoría.

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella