La increíble historia de la primera cirujana de la historia: se hacía llamar James Barry

Su plan de ejercer como médica en Venezuela quedó trunco y la joven tomó una decisión que marcaría para siempre la historia de la medicina. El recorrido de quien vivió una vida de ficción a merced de la salud.

La increíble historia de la primera cirujana de la historia: se hacía llamar James Barry

Margaret Ann Bulkley, oriunda de la ciudad irlandesa de Cork, nació en 1789. La médica se crió en el seno de una familia de buen pasar económico y bien vinculada políticamente. Ya desde pequeña tenía la ilusión de estudiar medicina y ejercer su vocación. Sin embargo, el sueño de convertirse en una profesional de la medicina era -al parecer- imposible. En Inglaterra, a fines del siglo XVIII, las mujeres eran incapaces de acceder a esta clase de estudios. Margaret se mudó a Londres de adolescente. A pesar de su corta edad, ya había sido madre. Aquello no sería un impedimento para que la pequeña siguiera soñando con cumplir su anhelo.

Un gran responsable para que Margaret se convirtiese en la primera cirujana de la historia fue su tío materno, James Barry, de quien adoptaría el nombre para poder ingresar a la escuela de medicina. Éste, un pintor reconocido que trabajaba en la Real Academia de Londres, tenía amigos bien posicionados y con bastante influencia. De esta manera, su tío planeó darle a Margaret el aspecto de hombre para lograr su ingreso a la escuela de medicina de Edimburgo. El plan de James era que, una vez recibida, Margaret ejerciera en Venezuela, tierra en donde su amigo Francisco de Miranda pujaba por liberar al país del yugo español. Así, a los 14 años, comenzó sus estudios como James Miranda Stuart Barry, con la obligación de disimular su verdadero sexo durante todos sus estudios.

 

Un cambio de rumbo

Tal como estaba planeado, la joven se recibió y se convirtió, efectivamente, en la primera cirujana de la historia, miembro del Colegio Real de Cirujanos. De todas maneras, no todo salió como estaba pensado. Miranda, el general revolucionario, fue traicionado y culminó su vida en una cárcel española hacia 1816. Este panorama sembró el interrogante a Margaret Bulkley respecto a su futuro. La única manera de ejercer su profesión era continuar con su apariencia masculina y vivir toda una vida de engaño en post de su vocación. Efectivamente, éste fue el camino que eligió la médica.

Con el plan de Venezuela trunco, la medicina de guerra fue el terreno donde se desempeñó. Margaret Bulkley no sólo se convertiría en la primera cirujana de la historia, también fue la responsable de conseguir la primera cesárea exitosa de todos los tiempos. Hasta ese entonces, debido a los riegos inherentes al proceso, se recurría a las cesáreas sólo en aquellos casos en los que la madre tenía poco tiempo de vida por delante. Si bien la médica utilizó técnicas occidentales, el sello distintivo y que permitió el éxito fue la inclusión de ciertas técnicas indígenas, mucho más elementales.

 

Mejor higiene

Por otro lado, tuvo un papel preponderante en cuestiones de higiene, cuando comenzó a sospecharse que una buena cantidad de infecciones tenían su explicación a partir de las aguas fecales. En este sentido, realizó avances importantes en el cólera. Hizo lo propio con la lepra, por lo cual fue bastante reconocida en el mundo de la medicina. Además, los números marcan una tendencia bastante favorable entre el promedio de las operaciones y la gente que sobrevivió en sus intervenciones, en una coyuntura que marcaba un panorama bien distinto para el cirujano promedio. Cabe destacar también los avances notables que logró en enfermedades tropicales y en otros tan importantes como la sífilis.

 

La verdad sale a la luz

Margaret llegó a ser nombrada como Director General de hospitales de Inglaterra, algo que en la actualidad sería homólogo a un Ministro de Salud. Finalmente, falleció a los 70 años de disentería. Sophia Bishop fue la mujer que trabajaba en la funeraria inglesa que recibió el cuerpo del doctor James Burry. La figura de un cuerpo femenino la hacía pensar que se había producido un error administrativo. Luego de avisar a sus superiores, confirmaron que no había ninguna equivocación: aquél era el cuerpo de quien supo estar en el ejército y ocupar altos cargos como funcionaria.

No sólo confirmaron que era una mujer, sino que había estado embarazada. Sin embargo, la intención fue mantener la verdadera identidad oculta y, efectivamente, fue enterrada como James Burry y condecorada por su labor en el ejército. Con el tiempo, serían los historiadores los que la reconocerían como la primera médica cirujana y descubrirían sus proezas para burlar los prejuicios de la época.

Solicitá más información comunicándote al
0810-444-9002 o completando el siguiente formulario

  • LA INFORMACIÓN BRINDADA POR USTED PODRÁ SER USADA PARA OFRECERLE NUESTROS PRODUCTOS Y SERVICIOS O LOS PRODUCTOS Y SERVICIOS DE OTRAS EMPRESAS. AL COMPLETAR EL PRESENTE FORMULARIO, USTED PRESTA EL CONSENTIMIENTO REQUERIDO A TAL EFECTO CONFORME LOS ARTÍCULOS 5 Y 11 DE LA LEY 25.326. LOS DATOS SON ALMACENADOS EN ARENALES 707, ENTREPISO, C.A.B.A. A LOS EFECTOS DE PROCESAR SUS DATOS PERSONALES, LOS MISMOS PODRÁN SER ENVIADOS A NUESTRAS AFILIADAS EN EL EXTERIOR, TODO ELLO SUJETO A NUESTRAS PRÁCTICAS NORMALES DE PROTECCIÓN DE LA INFORMACIÓN. USTED TIENE LA FACULTAD DE EJERCER EL DERECHO DE ACCESO A SUS DATOS PERSONALES EN FORMA GRATUITA CADA SEIS MESES, SALVO QUE SE ACREDITE UN INTERÉS LEGÍTIMO AL EFECTO CONFORME LO ESTABLECIDO EN EL ARTÍCULO 14, INCISO 3 DE LA LEY Nº 25.326. ADEMÁS, USTED PODRÁ EN CUALQUIER MOMENTO SOLICITAR EL RETIRO O BLOQUEO DE SU NOMBRE, TOTAL O PARCIAL, DE NUESTRA BASE DE DATOS CONFORME LO DISPUESTO POR LA LEY 25.326; Y PODRÁ SOLICITAR INFORMACIÓN ACERCA DEL NOMBRE DEL RESPONSABLE O USUARIO DE LA BASE DE DATOS QUE PROVEYÓ SU INFORMACIÓN (LEY 25.326 ART. 27 INC 3, Y DECRETO 1558/01 ANEXO I ART 27, PÁRR. 3º). LA DIRECCIÓN NACIONAL DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES, QUE ES EL ÓRGANO DE CONTROL DE LA LEY Nº 25.326, TIENE LA ATRIBUCIÓN DE ATENDER LAS DENUNCIAS Y RECLAMOS QUE SE INTERPONGAN CON RELACIÓN AL INCUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES.

    DECLARACIÓN SOBRE PRIVACIDAD: PARA SABER CÓMO OBTENEMOS, ASEGURAMOS Y UTILIZAMOS SU INFORMACIÓN PERSONAL CUMPLIENDO CON LA LEY 25.326, VISITE LA DECLARACIÓN SOBRE PRIVACIDAD DE AMERICAN EXPRESS INGRESANDO EN: www.americanexpress.com.ar/privacidad

No hagas negocios sin ella