Por qué la sensación que ‘los hombres pueden con todo’

En la actualidad, el equilibrio entre los géneros trae a la superficie reflexiones y puntos de vista integradores que parten del reconocimiento de las diferencias. La autora de "Cómo hacen las que pueden" opina sobre el tema.

Por qué la sensación que ‘los hombres pueden con todo’

Por Flavia Tomaello (Especial para Multitaskers)

Mientras al espíritu masculino se lo caracteriza esencialmente por ver el blanco, el de las mujeres se suelen distraer con los círculos concéntricos. Ellos pueden ser la punta de la flecha; ellas la mirada, el arco y el resto de la vara. Es en ese sentido que los valores cercanos a la figura de los hombres son la competencia, la eficacia, el objetivo, el poder, los logros. La mirada desde este lugar se relaciona con el desarrollo máximo de los potenciales y la aplicación de todas las aptitudes propias. En esa lectura suelen quedar afuera las personas y los sentimientos, no de un modo negativo, sino porque no existe la capacidad de desviar energías. Son una autopista de alta velocidad sin salidas intermedias.

Las mujeres que pueden con lo que les toca aprendieron a abandonar las discusiones sin salida. Ya no tienen debates de género, sino que son conscientes de que hay diferencias en la forma de ver el mundo y de las lecturas personales de hombres y mujeres. Son capaces de hacer una revisión sobre lo que les pasa y lo que les ocurre a ellos. Intentan observar y aprender.


Árbol vs. bosque: la parcela

La evolución natural de la especie ha focalizado al hombre en la captura de la presa, objetivo indispensable para la supervivencia. En cambio, para la mujer el entrenamiento ha llegado de la mano de anticiparse a las necesidades.

Las mujeres que logran sentirse plenas han aprendido a no luchar por las diferencias, sino que asumen sus saberes y detectan lo que les falta. Tienen en cuenta las distinciones y aprenden a comprenderse y a comprender al otro desde esa puesta en escena. En esta nueva forma de jugar los roles ya no se trata de quejarse porque ellos no escuchan o de ganar puestos imponiendo estilos masculinizados. Sí se trata de potenciar la sabiduría femenina y de aprender a abrevar en las cualidades del otro género. Capitalizar... como en cualquier formación académica. 

Si las mujeres tienen la capacidad de mirar el bosque y detectar de un vistazo dónde anida un pájaro, en lugar de intentar cambiar el enfoque de modo de transformarse en una lente que logre desdibujar el entorno y quedarse sólo con el nido (como harían los hombres), podría intentar trabajar el concepto de parcela: ni el bosque, ni el árbol... ajustar posiciones para sacar provecho de las cualidades propias y aprender algo de las ajenas.

¡Reinventate! 

Es posible dejar de admirar con ojos desorbitados a los hombres que parecen alcanzar siempre lo que desean. Por un lado, porque no es cierto que así suceda; y por otro porque si se reaprenden conceptos o escarba en lo que resulta para otros, es factible tomar un camino nuevo.
No es adecuado perder la identidad, sino encauzar lo femenino de modo de sacarle más provecho, a la vez que se torna en herramienta la admiración por cualidades ajenas. Algunos recursos pueden resultar si se aprende a tomarlos prestados con sabiduría.

Neurológicamente, las mujeres utilizan menos neuronas que los hombres a la hora de ejecutar la misma tarea y llegar a los mismos resultados. De modo que, en ese sentido, resultan más eficientes. Sin embargo, característicamente las mujeres hablan en términos abundantes. Sus discursos tienen mucho de retórica. Son profusas en detalles y pormenores que no son sólo adorno de relleno. Aunque las palabras no significan un gasto en sí mismo, esta manera de comunicar expresa una forma de pensar y actuar en consecuencia.

Es común que un individuo (ya sin identificación de género) con un discurso frondoso, tenga también un desborde de energía que no signifique necesariamente aplicarla al cometido. Por ello, empezar a concentrar el modelo discursivo para transformarlo en más operativo puede ser un camino para empujar la actuación también en ese sentido. En ciertas materias como el trabajo, las indicaciones en el hogar, la educación de los niños, etc. poder ser concreto, simple y directo en la palabra y en la acción, ahorra camino, no confunde al interlocutor y permite ir "al grano" sin rodeos.

* Autora de ‘Cómo hacen las que pueden’, Editorial Albatros.

Multitaskers

Solicitá más información comunicándote al
0810-444-9002 o completando el siguiente formulario

  • LA INFORMACIÓN BRINDADA POR USTED PODRÁ SER USADA PARA OFRECERLE NUESTROS PRODUCTOS Y SERVICIOS O LOS PRODUCTOS Y SERVICIOS DE OTRAS EMPRESAS. AL COMPLETAR EL PRESENTE FORMULARIO, USTED PRESTA EL CONSENTIMIENTO REQUERIDO A TAL EFECTO CONFORME LOS ARTÍCULOS 5 Y 11 DE LA LEY 25.326. LOS DATOS SON ALMACENADOS EN ARENALES 707, ENTREPISO, C.A.B.A. A LOS EFECTOS DE PROCESAR SUS DATOS PERSONALES, LOS MISMOS PODRÁN SER ENVIADOS A NUESTRAS AFILIADAS EN EL EXTERIOR, TODO ELLO SUJETO A NUESTRAS PRÁCTICAS NORMALES DE PROTECCIÓN DE LA INFORMACIÓN. USTED TIENE LA FACULTAD DE EJERCER EL DERECHO DE ACCESO A SUS DATOS PERSONALES EN FORMA GRATUITA CADA SEIS MESES, SALVO QUE SE ACREDITE UN INTERÉS LEGÍTIMO AL EFECTO CONFORME LO ESTABLECIDO EN EL ARTÍCULO 14, INCISO 3 DE LA LEY Nº 25.326. ADEMÁS, USTED PODRÁ EN CUALQUIER MOMENTO SOLICITAR EL RETIRO O BLOQUEO DE SU NOMBRE, TOTAL O PARCIAL, DE NUESTRA BASE DE DATOS CONFORME LO DISPUESTO POR LA LEY 25.326; Y PODRÁ SOLICITAR INFORMACIÓN ACERCA DEL NOMBRE DEL RESPONSABLE O USUARIO DE LA BASE DE DATOS QUE PROVEYÓ SU INFORMACIÓN (LEY 25.326 ART. 27 INC 3, Y DECRETO 1558/01 ANEXO I ART 27, PÁRR. 3º). LA DIRECCIÓN NACIONAL DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES, QUE ES EL ÓRGANO DE CONTROL DE LA LEY Nº 25.326, TIENE LA ATRIBUCIÓN DE ATENDER LAS DENUNCIAS Y RECLAMOS QUE SE INTERPONGAN CON RELACIÓN AL INCUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES.

    DECLARACIÓN SOBRE PRIVACIDAD: PARA SABER CÓMO OBTENEMOS, ASEGURAMOS Y UTILIZAMOS SU INFORMACIÓN PERSONAL CUMPLIENDO CON LA LEY 25.326, VISITE LA DECLARACIÓN SOBRE PRIVACIDAD DE AMERICAN EXPRESS INGRESANDO EN: www.americanexpress.com.ar/privacidad

No hagas negocios sin ella