Ursula Burns, destacarse en un entorno donde abundan las copias

De pasante a CEO de una multinacional. Un recorrido por la historia de la mujer afroamericana que, al demostrar su inconformismo por la capacidad de las mujeres en puestos gerenciales, se convirtió en un ejemplo a seguir.

Ursula Burns, destacarse en un entorno donde abundan las copias

Uno de los nombres que figuraron en lista de posibles vicepresidentes para la campaña de Hilary Clinton. A sus 52 años es una de las mujeres más poderosas del mundo que ostenta el cargo de CEO de Xerox, y la primera afroamericana en Estados Unidos en dirigir una gran corporación. Circunstancia histórica ya que también por primera vez se transfiere este puesto de "mujer a mujer". Nacida en Nueva York un 20 de septiembre de 1958, la revista Forbes la clasificó como la 14° mujer más poderosa del mundo.

Hija de inmigrantes panameños, la infancia de Burns se desarrolló en un contexto donde su crianza se hallaba a cargo de una madre. Asistió al instituto Cathedral High School, una escuela católica para niñas, en la calle 56 de Nueva York. Enfocada en sus estudios y sin medir la complejidad de los mismos, se lanzó a estudiar Ingeniería Mecánica en el Instituto Politécnico de Nueva York. Una vez recibida no se conformó. El siguiente paso sería la maestría en la facultad de graduados de la Universidad de Columbia, que finalmente obtuvo.

Pasantía de verano

Mientras estudiaba, con 22 años de edad, comenzaba su carrera en Xerox, una empresa dedicada a la proveeduría de fotocopiadoras de tóner y accesorios. El ascenso no devino rápido y mucho menos para una joven que comenzó como pasante de verano. Tuvieron que pasar 29 años desde su ingreso a la compañía en 1980 hasta la asunción del cargo de CEO en 2009. Luego de terminar su master, un año después de haber ingresado como pasante, pasó a planta permanente. Su labor en la empresa estaba abocado al desarrollo de productos y planificación. 

Ursula Burns jamás olvidará el mes de enero de 1990, cuando Wayland Hicks, vicepresidente de Xerox, le ofreció ser su asistente ejecutiva. Este giro inesperado en la carrera de Burns no devino por sí solo ni fue casualidad. La consecuencia de este ofrecimiento tuvo su origen ante un comentario de cierta persona en la compañía acerca de la posición de las mujeres en posiciones gerenciales, algo que la joven profesional se tomó a pecho y defendió desde su punto de vista. Esta reacción fue captada por Hicks, el alto ejecutivo, y el desenlace fue satisfactorio.

Nueve meses bastaron para pasar a ser asistente ejecutiva del entonces presidente Paul Allaire, con quien trabajó durante 9 años. Para el 1999, aprovechando sus conocimientos técnicos, fue nombrada vicepresidenta de manufactura global. Hoy en día, en el mundo empresarial, Burns es conocida por su profundo conocimiento del sector y destreza técnica, así como por su franqueza, humor agudo y la voluntad de asumir riesgos. 

El nombramiento como vicepresidenta senior se dio en el 2000, donde comenzó a trabajar en estrecha colaboración con la entonces CEO de Xerox, Anne Mulcahy. Otros nueve años fueron necesarios para empaparse del ambiente gerencial, siendo nombrada directora general, sucediendo a Mulcahy, quien asumió como presidenta. La compañía dirigida por Burns, tan solo en 2010, reportó ingresos por 22 mil millones de dólares.

Esferas encontradas

Ursula Burns ha señalado en entrevistas a su madre como un ejemplo de desarrollo personal quien, cuando era niña, recuerda sus esfuerzos por subsistir en su condición de madre soltera. Por el otro lado, y casi como figura paterna, al abogado afroamericano, activista de los derechos civiles y ex asesor presidencial, Vemon Jordán. Su fórmula de liderazgo es conocida y reconocida por basarse en la diversidad y la creación de un entorno inclusivo donde a cada persona se le dé la oportunidad de aprender, liderar, abordar desafíos y tener éxito. Por otro lado, esta ejecutiva ejercita el altruismo a través de instituciones como Boston Scientific Corp, FIRST (For inspiration and Recognition of Science and Technology) y la Rochester Business Alliance, entre otros.

También es madre de dos hijos fruto de su relación Lloyd Bean, quien también trabajó en Xerox, y que reside en Manhattan, Nueva York. Juntos tienen una hija, Melissa, (nacida en 1992) y Malcolm (nacido en 1989). Ursula Burns logró destacarse y ser original, mezclando las dosis justas de tecnicismo e innovación, en un entorno donde se trabaja con copias.

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella