Las relaciones entre hermanos en empresas de familia, bajo la lupa

Una de cada dos compañías familiares tiene riesgos de desaparecer en cada generación. Ante esto, el experto asegura que una forma de evitar problemas es analizar la relación entre los herederos.

Las relaciones entre hermanos en empresas de familia, bajo la lupa

Por Carlos Kaplun, director del Programa de "Dirección de la Empresa de Familia", de la Universidad Torcuato di Tella. (Especial para Multitaskers)

Las Empresas de Familia son parte de la medula de los negocios. Y así como son relevantes, también llama la atención las muchas dificultades que atraviesan en cada momento. Mucho se analizó y escribió sobre las crisis que se presentan en las Empresas de Familia. Si uno sacara algo así como “el ADN” de las causales de los problemas, el principal mínimo común denominador estaría circunscripto la relación entre unos personajes presentes en las empresas de familia desde épocas inmemoriales: los hermanos.

El resultado de los trabajos realizados con empresas y empresarios de familia en los últimos 30 años nos permiten asegurar que una de cada dos empresas de familia tiene riesgos de desaparecer en cada generación (cada 25 o 30 años) producto de dificultades en la relación entre los hermanos, provocadas por tres grupos de causas, a las que se pueden tipificar como “calderas” o “usinas de presión interna”:

  1. El tiempo; la empresa de familia tiene una duración superior a la vida útil del empresario.
  2. La cultura hereditaria; quienes mejor para continuar la empresa que los hijos del empresario-
  3. La estructura legal sucesoria (régimen obligado de sucesión hereditaria, dejando solo un pequeño porcentaje patrimonial para testar libremente), convertirán en socios, obligados, aunque no siempre buscados, a los hijos-hermanos.

Ahora bien, para dar un servicio a nuestros lectores, sigue a continuación un “botiquín de primeros auxilios” para poner un dique a la entrada de las mayores vías de acceso a problemas mayores. Comprenderlas ayudará en la tarea de mantener saludable a la empresa de familia. El objetivo es servir de instrumento de rápida evaluación de la situación en cada familia empresaria.

10 temas a considerar

Los padres y sus hijos-hermanos, potencialmente socios de una empresa de familia, debieran considerar algunos temas tales como:

  1. Ser buenas personas, buenos hijos y buenos hermanos, no incluye la seguridad de querer y/o poder ser buenos socios.
  2. Si pudieran tener la libertad correspondiente: ¿los hermanos se elegirían socios? Esto es, si el patrimonio que recibirán estuviera expresado en dinero líquido: ¿invertirían el capital que recibirán, en una empresa para trabajar con sus hermanos? ¿Qué condiciones pondrían y les pondrían?
  3. Al ser socios, cual será, para cada hermano-socio, la expectativa u objetivo a cubrir: ¿un dividendo, una calidad de vida, un capital a realizar vendiendo su parte, un derecho a trabajar y tener un sueldo asegurado? ¿Algo para sus hijos? ¿Un ingreso seguro?
  4. ¿Serán socios en cuanto a tener poder de voto en las grandes decisiones?
  5. ¿Lo que se recibe es un patrimonio con cierto valor o es un instrumento de poner en marcha los sueños empresarios? 
  6. En el origen, la ley de sucesión hereditaria se desarrolló tomando en cuenta que lo que recibirían los hijos seria una porción patrimonial (fundamentalmente tierra y animales) más que un instrumento para conseguir rentabilidad. El paso del tiempo dio como resultado que cada vez más, lo importante es la empresa de familia como instrumento de gestión antes que como patrimonio inmutable.
  7. ¿Cuál sería la remuneración que esperan de la empresa en cuanto a dividendos, honorarios por la dirección y/o sueldos a recibir?
  8. ¿Tienen claro los futuros socios la probabilidad de que en algún momento serán socios de sus cuñadas/dos? ¿Tienen claro que con un índice de divorcios y nuevos casamientos superior al 50% de las parejas, este tema puede ser potenciado? ¿Qué sucederá con hijos (o sobrinos) de múltiples matrimonios?
  9. ¿Está claro el criterio de liderazgo empresario futuro (quien y como se decide)?
  10. ¿Ser socio/accionista significa tener un derecho vitalicio a solicitar un puesto en la empresa?

 
La importancia del protocolo

Nutrir, desarrollar y mantener la empresa familiar es un proyecto de maduración y crecimiento de un ser vivo. El éxito requiere trabajar anticipadamente. Si no, ¿habrá valido la pena tanto esfuerzo? Es aconsejable definir el acuerdo, protocolo o código de relación entre los sucesores.

Es la nueva Constitución que se dan, y a la que adhieren voluntariamente, los hijos-hermanos-sucesores-accionistas y quizá también directores y eventualmente trabajadores, jefes o gerentes de la Empresa. Pensemos que la Empresa de Familia tiene un lugar asegurado en la economía del Siglo 21. Lo importante es esforzarse, para que la de cada una de ustedes, sea una de ellas.

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella