Quién es Alfredo Zolezzi, el diseñador industrial chileno que motiva una revolución social

Inventó un novedoso sistema de purificación de agua que, habiéndolo podido vender por millones de dólares, decidió asegurarse que llegue a los más necesitados. Hoy es reconocido no sólo por su desarrollo, sino por su novedoso modelo de innovación social como un canal de distribución de su tecnología hacia los más pobres.

Quién es Alfredo Zolezzi, el diseñador industrial chileno que motiva una revolución social

Alfredo Zolezzi, quien de adolescente se pasaba el rato jugando al rugby y corriendo maratones, empezó a experimentar con la purificación del agua en 2010 con la ayuda de varios científicos de su empresa Advanced Innovation Center (AIC) en Viña del Mar, Chile. Desde hacía varios años venía trabajando en proyectos de innovación en el campo petrolero y minero, algunos con relativo éxito y enorme potencial. Pero algo no lo convencía: tenía 55 años y una de sus máximas invenciones, un sistema que convertía petróleo sólido en líquido y que permitía reactivar pozos petroleros que habían estado abandonados, le estaba dando enormes dolores de cabeza.

Es que varios de sus socios en el proyecto se habían peleado entre ellos por el control de la empresa, luego de que un banco de Nueva York valorara en nada menos que US$ 15.000 millones el impacto global de la tecnología que habían desarrollado.

Pero Zolezzi estaba cansado de los negocios a secas. En cambio, pensó en dedicarse de lleno a la innovación con un propósito social, que le diera mayor sentido a su existencia. Un día se percató que ocupaba el 80% de su vida en ‘sobrevivir’ y fue allí cuando entró en una etapa de búsqueda. Mientras experimentaba en 2010 con la conversión de petróleo en plasma para mejorar procesos en las refinerías petroleras, se le ocurrió utilizar un método parecido para convertir agua contaminada en potable. Era el origen del Plasma Water Sanitation System, un desarrollo que alzaría su reputación global.

La tecnología

Con la ayuda de varios científicos y acuerdos de cooperación de su laboratorio de Viña del Mar con la mismísima NASA, desarrolló su aparato purificador de agua, el Plasma Water Sanitation System. Un artefacto relativamente sencillo que consistía en un tubo de vidrio con una recámara interna que, con una descarga eléctrica, convertía el agua sucia en plasma y luego transformaba el plasma en agua potable, eliminando todos los virus y bacterias.

Su costo era inferior a otras tecnologías para purificar agua, pero no tenía una institución de renombre mundial para respaldar su invento. Se trataba de un proyecto gigantesco pero que nadie conocía. Y antes de salir a vender su producto, necesitaba ponerlo a prueba en una zona de pobreza y sin agua potable, para luego mostrar sus resultados.

Su primer paso fue contratar a un laboratorio en Chile para que examinara el agua que producía su aparato y certificara que cumplía con las normas sanitarias chilenas. Luego, se acercó a la organización ‘Un techo para mi país’, para que lo ayudaran a encontrar una población pequeña, organizada y con ganas de mejorar sus condiciones de vida para probar su tecnología. El aparato de Zolezzi comenzó a producir agua potable para 19 familias del Campamento San José de Cerrillos en Santiago, entregando 50 litros por día a cada núcleo familiar. Su instalación fue un éxito y las condiciones de salud de los pobladores mejoraron.

El problema para ese entonces es que se había quedado sin fondos. Sin embargo, no quería seguir el camino estándar de vender su tecnología a una gran corporación, sino que buscaba crear un nuevo modelo de negocio que tuviera un sentido social. Su temor era entregar su invento a empresas industriales o agrícolas y que éstos no tuvieran como prioridad a los habitantes más carenciados.

 

Crisis y oportunidad

Allí fue cuando se puso en contacto con la Fundación Avina, un grupo dedicado a fomentar el desarrollo sustentable en Latinoamérica. En un principio le costó convencer a Guillermo Scallan, el director de proyectos de innovación social de la institución, quien lo consideró un loco con argumentos poco creíbles. No obstante, luego de que Zolezzi lo pusiera en contacto con profesionales y científicos que trabajaban con él, cambió de parecer y la Fundación le brindó los recursos para iniciar los trámites de validación del sistema en la National Sanitation Foundation (EEUU), y para registrar las patentes.

Zolezzi terminó creando una fórmula de innovación social para establecer una corporación multinacional con fines de lucro, que vendería su tecnología a empresas de electrodomésticos o fabricantes de gaseosas, al mismo tiempo que daría su aparato gratuitamente a una Alianza para el agua (uniendo varias organizaciones no gubernamentales), que sería dueña del 10% de su empresa para no depender de donaciones.

En 2014, junto con Avina, el Banco Interamericano de Desarrollo y otras organizaciones, montaron una etapa previa junto al Ministerio de Ayuda Social del Gobierno de Chile e instalaron diez equipos en cinco localidades vulnerables del país, haciéndolos funcionar durante casi 3 años en esas localidades.

Actualmente, cuentan con productos PWSS fabricados con certificación Europea y Normas ISO, con el foco en el escalamiento hacia Latinoamérica (Chile, Argentina y Guatemala y comunidades de África del norte). Por supuesto, con la intención de en un futuro cercano alcanzar más países carenciados y llegar a los pueblos más recónditos de los distintos continentes.

Multitaskers

Solicitá más información comunicándote al
0810-444-9002 o completando el siguiente formulario

  • LA INFORMACIÓN BRINDADA POR USTED PODRÁ SER USADA PARA OFRECERLE NUESTROS PRODUCTOS Y SERVICIOS O LOS PRODUCTOS Y SERVICIOS DE OTRAS EMPRESAS. AL COMPLETAR EL PRESENTE FORMULARIO, USTED PRESTA EL CONSENTIMIENTO REQUERIDO A TAL EFECTO CONFORME LOS ARTÍCULOS 5 Y 11 DE LA LEY 25.326. LOS DATOS SON ALMACENADOS EN ARENALES 707, ENTREPISO, C.A.B.A. A LOS EFECTOS DE PROCESAR SUS DATOS PERSONALES, LOS MISMOS PODRÁN SER ENVIADOS A NUESTRAS AFILIADAS EN EL EXTERIOR, TODO ELLO SUJETO A NUESTRAS PRÁCTICAS NORMALES DE PROTECCIÓN DE LA INFORMACIÓN. USTED TIENE LA FACULTAD DE EJERCER EL DERECHO DE ACCESO A SUS DATOS PERSONALES EN FORMA GRATUITA CADA SEIS MESES, SALVO QUE SE ACREDITE UN INTERÉS LEGÍTIMO AL EFECTO CONFORME LO ESTABLECIDO EN EL ARTÍCULO 14, INCISO 3 DE LA LEY Nº 25.326. ADEMÁS, USTED PODRÁ EN CUALQUIER MOMENTO SOLICITAR EL RETIRO O BLOQUEO DE SU NOMBRE, TOTAL O PARCIAL, DE NUESTRA BASE DE DATOS CONFORME LO DISPUESTO POR LA LEY 25.326; Y PODRÁ SOLICITAR INFORMACIÓN ACERCA DEL NOMBRE DEL RESPONSABLE O USUARIO DE LA BASE DE DATOS QUE PROVEYÓ SU INFORMACIÓN (LEY 25.326 ART. 27 INC 3, Y DECRETO 1558/01 ANEXO I ART 27, PÁRR. 3º). LA DIRECCIÓN NACIONAL DE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES, QUE ES EL ÓRGANO DE CONTROL DE LA LEY Nº 25.326, TIENE LA ATRIBUCIÓN DE ATENDER LAS DENUNCIAS Y RECLAMOS QUE SE INTERPONGAN CON RELACIÓN AL INCUMPLIMIENTO DE LAS NORMAS SOBRE PROTECCIÓN DE DATOS PERSONALES.

    DECLARACIÓN SOBRE PRIVACIDAD: PARA SABER CÓMO OBTENEMOS, ASEGURAMOS Y UTILIZAMOS SU INFORMACIÓN PERSONAL CUMPLIENDO CON LA LEY 25.326, VISITE LA DECLARACIÓN SOBRE PRIVACIDAD DE AMERICAN EXPRESS INGRESANDO EN: www.americanexpress.com.ar/privacidad

No hagas negocios sin ella