Billy Beane, el hombre de los grandes resultados a bajo costo

El norteamericano revolucionó el mundo del béisbol con una visión donde el éxito no sólo pasa por el dinero. La vida del ex jugador, que priorizó los valores por sobre las estadísticas.

Billy Beane, el hombre de los grandes resultados a bajo costo

William Lamar "Billy" Beane III, nació en Orlando, Florida en Marzo de 1962. Hijo de padre militar, se crió en las zonas de Hollywood y San Diego, California, lugares donde emprendería sus primeros pasos en el mundo del béisbol. Astuto y visionario, como gerente general, logró que su equipo, los Atléticos de Oakland de la Major League Baseball (MLB), alcanzara el éxito a pesar de sus cortos recursos económicos y superar a otros equipos de gran poderío. Sports Illustrated, en diciembre de 2009, lo ubicó en el décimo lugar dentro de la lista de los diez mejores gerentes/ejecutivos de la década en todos los deportes.

Antes de convertirse en un ejecutivo, Beane participó de las grandes ligas, entre 1984 y 1989, en varios clubes como los Mets de Nueva York, los Mellizos de Minnesota, los Tigres de Detroit y por último los Atléticos de Oakland. Su paso como jugador no fue muy sobresaliente. Él mismo consideró que no solo cumplió con las expectativas de los “exploradores”, que lo proyectaban como una estrella, sino que además, solo vieron en él sus cualidades y números y no su preparación mental para disputar las mejores ligas. Es por eso que, a partir de allí, toda su naturaleza competitiva sería trasladada a la dirección de equipos.

Valor y visión 

Luego de haber terminado su carrera como jugador, Beane pidió trabajar en el humilde equipo de los atléticos como “scout”, es decir como “cazatalentos”. Luego de un tiempo, los dirigentes, conformes con su labor, le otorgaron el puesto de gerente general. A partir de allí y a base de su experiencia, modificó la manera de “reclutar” jugadores. El ejecutivo marcó une etapa de la historia del béisbol al utilizar una técnica poco común en la época, ya que minimizaba los costos y aumentaba el valor a los jugadores que no eran contratados por los equipos más poderosos. Convencido de su acción y a pesar de las críticas, creyó en su método que lo convirtió en un verdadero líder en la industria deportiva.

El ex beisbolista, en vez de estudiar la capacidad atlética de los jugadores o seguir ciegamente los conceptos “antiguos e infundados”, se enfocó en explotar los errores de sus competidores aplicando análisis estadísticos, económicos y financieros que buscan “conocimiento objetivo” sobre el béisbol. A través de ésta metodología, Beane pone en manifiesto no solo la dificultad en la actualidad de cuestionar sobre la viabilidad y lógica de conceptos arraigados en los negocios, sino que también muestra la ineficiencia de los mercados.

"Creó una nueva forma de gerenciar equipos al enfocarse en explotar los errores de sus competidores, aplicando un exhaustivo análisis estadístico, económico y financiero, en busca del 'conocimiento objetivo' sobre el béisbol."

Una vez tomé una decisión basada en el dinero y juré no volver a hacerlo nunca”, fue una de las frases claves para el éxito del hombre, cuyo nombre fue llevado al cine en 2011 bajo el nombre de “Moneyball: rompiendo las reglas”, en una película dirigida por Bennett Miller y protagonizada por Brad Pitt y Jonah Hill. Bajo dicho lema, Beane entendió que el éxito y el dinero no siempre van de la mano y que con pocos recursos se puede hacer mucho. Con astucia y visión, el empresario que rechazó un salario de 12,5 millones de dólares para convertirse en manager general de los Medias Rojas de Boston, que lo transformaría en gerente general mejor pagado en la historia del deporte, supo cómo explotar oportunidades que otros no ven o subestiman.

Liderazgo con compromiso

Los años de gestión como gerente general no fueron para nada fáciles para Billy Beane. En 2001 con la inminente partida de varios de los jugadores estrellas del equipo, tuvo que rearmar un grupo competitivo prácticamente nuevo y con pocos recursos. Es aquí donde, Billy Beane demuestra que es un líder no solo por su manera de pensar, sino también por sus acciones. Supo, con su instinto e innovación, sobrellevar una situación compleja con oportunidades que todavía muchos no habían podido observar.

El norteamericano, que fue nombrado Sporting News 'Ejecutivo del Año en 1999 y recibió el Baseball America's premio 2002 como Ejecutivo del Año de la MLB, tiene todas las cualidades que adquirir una persona con liderazgo, desde la capacidad para dirigir, hasta dar respuestas creativas con decisiones en forma oportuna y seguras. Un líder, además de tener compromiso con sus objetivos, no debe darse nunca por vencido. Así lo demostró Beane, que siempre, a pesar de las críticas, siguió adelante con su proyecto.

 Algunas de sus frases célebres que quedarán marcadas:

  • “Tú no tienes una bola de cristal, no puedes mirar a un chico y predecir su futuro, ni tampoco yo”.
  • “Una vez tomé una decisión basada en el dinero, y juré no volver a hacerlo nunca”.
  • “Cuando responden lo que quieres... cuelga.”
  • “Que cometan ellos los errores y cuando el enemigo está cometiendo errores, no lo interrumpas”. 
  • “El problema que tratamos de resolver es que están los equipos ricos y los pobres. Luego, vienen seis metros de mierda y debajo de todo eso, vamos nosotros”. 
  • “Las personas que dirigen los equipos piensan en comprar jugadores. No deberían pensar en comprar jugadores, sino victorias. Y para eso, necesitan comprar carreras”. 
  • “No importa perder si jugamos el juego que estaba diseñado”.

 

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella