¿Qué le depara a los viajes de negocios?

Ser emprendedor es asumir riesgos. Sin embargo, algunos dueños de negocios se están tomando su tiempo para volver a viajar debido a la pandemia.

¿Qué le depara a los viajes de negocios?

Hablé con tres dueños de negocios cuyas empresas han crecido rápidamente y cuentan con alcance internacional. Aunque ellos están acostumbrados salir de sus zonas de confort, la clave de su éxito general puede ser el saber cuándo moverse y cuándo esperar. Aunque en muchas partes del mundo se ha avanzado con los planes de vacunación, sus análisis de costo-beneficio con respecto a los viajes aún son cautelosos. Aquí reflexionan sobre su nueva relación con los viajes y los aspectos positivos que han encontrado al quedarse en casa.

Elevando el potencial para viajar

Antes del COVID, la directora ejecutiva de MikMak, Rachel Tipograph, solía pasar el 50 por ciento de su tiempo viajando, principalmente para visitar clientes de marcas de bienes de consumo envasados. Su empresa de software de análisis y habilitación de comercio electrónico de múltiples minoristas tuvo un 2020 explosivo, cuando la demanda de los consumidores domésticos por vender en línea se disparó. El año pasado, la compañía recaudó 10 millones de dólares en fondos y aumentó los ingresos en un 300 por ciento.

“No he conocido a las tres cuartas partes de mis empleados en la vida real porque fueron contratados durante la pandemia”, dice Tipograph. "Ha sido tremendamente emocionante y desafiante al mismo tiempo, porque todo lo que estamos haciendo para escalar esta empresa en un mundo virtual no tiene precedentes".

Aunque ella disfruta de la eficiencia y la conveniencia de unirse en hasta 15 reuniones virtuales en un día sin salir de casa, "es muy transaccional", dice. "Todos anhelamos esos momentos donde compartimos e interactuamos con personas". Ella prevé el surgimiento de toda una microindustria para atender un nuevo tipo de mercado de viajes de negocios.

En el futuro, planea invertir más recursos en viajes para los empleados, y predice que este cambio será parte de una tendencia más amplia. “En lugar de meter a la gente en las salas de conferencias, creo que los negocios organizarán reuniones de hasta 20 personas fuera de la oficina, teniendo en cuenta las medidas preventivas”, dice Tipograph. "Será más una experiencia de resort elevada, con eventos de formación de equipos al aire libre".

Comunicarse a través de las fronteras

Antes del COVID-19, los viajes también eran una parte integral de las operaciones comerciales de Brevite. Brandon Kim fundó la empresa con sus dos hermanos menores, Dylan y Elliott, en 2015. Cuando eran estudiantes universitarios, iniciaron lo que ahora es el bolso para cámaras más vendido en el mercado, hecho con botellas de agua recicladas y optimizadas para llevar en viajes.

Viajaban de Nueva York a Vietnam, donde se producen sus mochilas, tres veces al año. Visitar Asia, a veces durante un mes a la vez, permitió a los hermanos innovar en el diseño de sus productos y en los procesos de fabricación. Los viajes también les permitieron fortalecer las relaciones con sus proveedores.

Cuando llegó el COVID, Brevite, como casi todos los negocios, tuvo que cambiar de dirección. La repentina interrupción de los viajes aumentó la eficiencia de la empresa, dice Kim, y las reuniones virtuales le devolvieron su tiempo libre. El  equipo de Brevite ha tenido que mejorar sus habilidades de conversación al no haber contacto en persona. “Ha sido un momento de crecimiento", en palabras de Kim. “Un negocio es una organización y una organización es solo un grupo de personas” dice. “Hacer reuniones virtuales con curiosidad genuina hace que la experiencia sea menos gris y más personal”.

Ahora que Brevite está en contacto frecuente con el propietario de su fábrica a través de reuniones virtuales, su cadena de suministro se ha vuelto más estricta, incluso con una brecha de 11 horas en las zonas horarias, dice Kim. "En el futuro, seremos más selectivos con nuestros viajes de negocios. Al final del día, descubrimos que no todos eran realmente necesarios".

Los viajes con intención aumentan la claridad de las marcas

Sarah Pierson y Alexa Buckley también han confiado en la producción en el extranjero desde que lanzaron su marca de calzado y accesorios de venta directa Margaux en 2015. Desde el primer día, han trabajado con socios de fábricas en España. Aproximadamente dos veces al año, hasta 2020, llevaron a su equipo de desarrollo de productos a Europa, colaborando estrechamente con los artesanos en el intrincado proceso de dar vida a los zapatos hechos a medida.

Como Brevite, tuvieron la suerte de haber sentado una base sólida para estas relaciones internacionales pre-pandémicas. Con la confianza mutua y la comprensión de los estándares de calidad ya establecidos, han podido adaptarse bien en la comunicación mediante reuniones virtuales con sus socios en España durante el año pasado. Pierson dice que espera viajar para reunirse en persona con ellos durante el verano de 2021.

Con sede en la ciudad de Nueva York, predice que en un mundo posterior al COVID, "seremos más intencionales sobre el tiempo que pasamos en tránsito, ya sea yendo a un extremo de la ciudad para una reunión o tomando un tren a otra provincia". La intencionalidad ha sido su tema personal durante el año pasado, y una prioridad cada vez más común entre los dueños de negocios, dice ella.

Por más diversos que sean sus días y modelos de negocios, estos tres emprendedores están alineados con el futuro de los viajes de negocios: cualquier viaje que suceda será para las cosas más importantes. Y la claridad que surge en este proceso de decisión tendrá un efecto dominó positivo para sus operaciones en general.

 

Autor: Cara Cannella

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella