Home office: hábitos efectivos para trabajar mejor en casa

La digitalización de las empresas, las nuevas modalidades de trabajo o casos de emergencia han provocado que más empresas implementen y empiecen a desarrollar el teletrabajo. Cómo igualar o mejorar la productividad de la oficina en el hogar.

Home office: hábitos efectivos para trabajar mejor en casa

Teletrabajo, ‘home office’, trabajo remoto. Estos conceptos para definir a las personas que trabajan en sus casas y no en las oficinas ya son parte del glosario oficial del mundo laboral. Las circunstancias del mundo, desde la digitalización o el avance y el desarrollo de las tecnologías hasta circunstancias poco frecuentes (como la actual pandemia del coronavirus), han provocado que las marcas implementen una nueva modalidad de trabajo. Alejados de las cuatro paredes y sin otros colaboradores alrededor, muchos trabajadores comienzan a experimentar, por primera vez, una nueva manera de trabajar.

La flexibilidad laboral se ha convertido en una gran oportunidad para las empresas y un beneficio para sus empleados. En el primero de los casos, por ejemplo, permite a las marcas ahorrar o reducir sus gastos o costos activos de infraestructura y energía. A su vez, les permite aumentar la motivación de sus colaboradores y, por ende, mejorar la productividad y eficiencia. Por último, otra de las ventajas, es que se reduce la rotación. Para el caso de los empleados, trabajar en casa les permite organizar sus jornadas con más flexibilidad, evitar la pérdida de tiempo en los trayectos hasta la oficina y aumentar la productividad. A su vez, no solo mejora el equilibrio entre la vida personal y laboral, sino que también, contribuye a estar más tiempo en familia.

Pero el Teletrabajo, si no se lleva a cabo de la mejor manera, puede llegar a ocasionar problemas a las dos partes. Los colaboradores pueden recaer su rendimiento y, como consecuencia, la compañía decae. La presencia (y el aumento) de distracciones, como la TV, las redes sociales o los niños; la falta de comunicación efectiva con colegas; la poca capacidad para manejar las plataformas online; la ausencia de una agenda, son algunos de los motivos por los cuales, esta modalidad, puede fracasar.

En busca de potenciar y mejorar la efectividad en casa, Multitaskers resume 5 hábitos que explotan y mejoran esta forma de trabajar.

El mejor escenario: Para comenzar será primordial, en primera medida, elegir un buen espacio de trabajo. Hacerlo desde la cama no es lo mismo que un lugar con pocas distracciones. La habitación o el comedor no son buenos lugares para trabajar. Así como el primero es para dormir y el segundo para comer o mirar la TV, el sitio para trabajar debe tener su objetivo. Es por eso que, los espacios minimalistas, serán fundamentales para ser efectivos y evitar la pérdida de tiempo en distracciones que no valen la pena.

No salgo, pero me visto: Parece ser algo banal, pero no lo es. Los expertos remarcan que la productividad no es la misma si se trabaja en piyama que con ropa de trabajo. La vestimenta, juega un papel fundamental en la ‘psiquis’ del trabajador y, por ende, en el trabajo. La misma no solo contribuye a la eliminación o reducción de la pereza, sino que también aumenta la sensación de trabajo y responsabilidad. Es así que, la recomendación, es vestirse de manera cómoda pero presentable. 

Manejar los tiempos: El hecho de no tener que cumplir con un horario específico en la oficina, será importante para los colaboradores saber manejar los tiempos. Trabajar desde el hogar, produce una doble tendencia: trabajar de menos (donde se baja la productividad) o trabajar de más (que produce un mayor estrés al trabajador). Para evitar esto, será primordial la organización y establecer los tiempos para las diferentes tareas. Es decir, tener una rutina y marcar un horario y cumplirlo a rajatabla. De esta manera, el equilibro se mantiene y la efectividad aumenta.

Planificar y organizar: La ausencia de los líderes o jefes provocará que los colaboradores que trabajen en sus casas exploren la autodisciplina. Será esta misma la que incentivará al trabajador a realizar sus tareas designadas sin la necesidad de que nadie lo presione directamente, ni haya compañeros o jefes observando. Es así entonces que, el ‘teletrabajador’ será su propio supervisor que pondrá los límites suficientes para evitar acciones comunes como la procrastinación.

El descanso hogareño: Trabajar horas sentado desde la computadora puede ocasionar grandes problemas a teletrabajadores. La ausencia de las ‘distracciones/descansos’ de la oficina como los movimientos continuos o la presencia de los compañeros u otras situaciones, hacen que los colaboradores tengan la tendencia de estar más tiempo frente a las pantallas. Un buen descanso, cada hora de 5 minutos, por ejemplo, permitirá que el trabajo ‘home office’ pueda cumplir con las metas previamente asignadas.

Siga leyendo

Entretenerse, contactarse y aprender - 10 consejos para afrontar mejor la cuarentena

Cómo sostener el negocio Pyme en tiempos de incertidumbre

 

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella