Tecnokids, la escuela de robótica para niños que se expande por el país

Con el apoyo del célebre Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), Leandro Swietarski, un emprendedor multifacético, creó una escuela de programación y robótica para chicos y chicas de entre 4 y 16 años. Cómo nació y se desarrolla en el país.

Tecnokids, la escuela de robótica para niños que se expande por el país

La necesidad de un solo chico, terminó siendo la de muchos otros. Leandro Swietarski nunca creyó que el simple pedido de su hermana en buscar un lugar para su hijo -es decir, su sobrino- para estudiar programación, iba a desencadenar en la primera escuela de robótica para niños y niñas de entre 4 y 16 años. Luego de no haber encontrar un lugar, el emprendedor multifacético (previamente había realizado cinco negocios, entre ellos el de importar productos electrónicos, crear una empresa de logística en moto y un emprendimiento de turismo médico) decidió darle él mismo las clases. Pero todo no quedó ahí.

“Tuvimos una primera clase que fue espectacular, muy divertida. Aprendimos y la pasamos muy bien los dos. De este modo, coordinamos para tener un encuentro una vez por semana. A la siguiente clase se sumó un amiguito de mi sobrino; a la siguiente, tres más; luego ,cinco y en la que seguía ya eran más de diez niños. Con lo cual, eso me hizo pensar que realmente la robótica era un tema relevante para los chicos, que tenían un gran interés y a su vez, que yo estaba brindando las clases de manera atractiva”, revela Swietarski a Multitaskers, el sitio de American Express para las Pymes.

Para poder materializar el proyecto y hacerlo crecer, el emprendedor se puso en contacto con la célebre Instituto Tecnológico de Massachusetts, con quienes logró cerrar un convenio y materializar la iniciativa como Tecnokids. “El gran hito fue la firma de un convenio entre el MIT y Tecnokids, por el cual ambas instituciones se comprometen a intercambiar desarrollos en materia de programación y robótica para niños”, cuenta en su entrevista con Multitaskers.

Excelencia y contenido

Fue así como, con la inversión inicial de US$ 200.000, inició el proyecto educativo que comenzó a generar dividendos a partir de los seis meses del negocio y desde entonces, ha crecido año tras año en números y cantidad de alumnos. Desde los comienzos, más de 10.000 estudiantes se han sumado a sus actividades con una tasa de deserción (es decir, abandono de las clases) menor al 2%.

Hoy, ofrecen diferentes cursos como "Programación Online"; "Programación y Robótica", "YouTubers", "Piloto de Drones" y "Desarrollo de Aplicaciones Mobile", entre otros, son presenciados por más de 550 chicos y chicas que concurren en distintos turnos a la casona de Palermo donde la institución educativa tiene su sede.

Para explicar estos números, el CEO de la compañía comparte la importancia de la excelencia en la atención que ofrecen a las familias: “Tenemos un ida y vuelta de primerísimo nivel con los más alto estándares internacionales en cuanto a tiempo, velocidad de respuesta, simpleza para gestionar, algo que las familias valoran mucho. No es algo que hemos inventado, sino que estamos basándonos en compañías de primera línea que cuentan con una excelente atención al cliente”, afirma.

Por otro lado, otro de los aspectos cruciales, es la presencia de un buen contenido desde “la presentación a los chicos de los desafíos, los kits de robótica, cómo se enseña a programar hasta los distintos niveles de dificultad, niveles de diversión y los distintos tipos de proyectos, entre otros”, según especifica Swietarski. Estos contenidos desarrollados, revela el CEO, son realizado por un equipo de tres personas: una psicopedagoga, un recreólogo y una directora de un colegio “muy importante en Buenos Aires”. Bajo esta línea, el fundador destaca también la importancia de su actualización ya que están “todo el tiempo monitoreando acerca de las cosas que más les gustan a los chicos y generamos cursos y talleres a partir de eso”.

Los consejos

Siendo un emprendedor nato con ideas y proyectos bajo el brazo, Leandro Swietarski comparte a Multitaskers no solo su forma de hacer negocios, sino también las claves que le permitieron crecer y ampliarse en el mercado. Hoy, Tecnokids colabora con gigantes del rubro como Youtube, MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts), Google y Lego. Por otra parte, posee sedes en Palermo, San Isidro y Nordelta y, para este verano, propuso colonias con propuestas educativas enfocadas en programación, robótica, ciencia divertida, youtubers, impresión 3D y experimentos al aire libre que incluyen el desarrollo y piloteo de drones. A continuación, sus recomendaciones:

1. Crear algo que no exista: “No digo que esto en sí mismo tenga algún tipo de plus, Tecnokids fue un segmento nuevo que tuvimos que crear y educar a las personas para que sepan que había propuestas enfocadas en tecnología para chicos. Estaba lleno de propuestas de cursos de programación, computación y demás para adultos, pero no existía nada como esto para chicos”.

2. Convertirse en pivot: “En cuanto a la competitividad, considero que siempre hay que salir al mundo emprendedor desde el lugar del pivot. En mi experiencia, en cada emprendimiento que creé siempre armé un plan de negocios y una vez por año repaso el plan original y en función de cómo está cada compañía hoy, siempre me pasa que hay un gran porcentaje del plan de negocios que se respeta y se cumple como fue planificado y otro porcentaje que no se cumple en absoluto y eso tiene que ver con que uno puede predecir las cosas hasta cierto punto, después es salir a la cancha y empezar a probar y lo que funciona potenciarlo y lo que no funciona ir cambiándolo y adaptándolo”.

3. Mirar al mundo y aggionarse: “Estar siempre mirando las cosas que suceden en el mundo sobre los temas que a uno le interesan. Cuando una idea funciona bien afuera, es importante aggionarlo a lo que sucede en nuestra cultura. Hay ejemplos y está lleno de empresas multinacionales de las más grandes del mundo, que vinieron a Argentina intentando imponer su modelo y no funcionó, algunas se tuvieron que ir y otras que han vuelto, aggiornándose a nuestro tipo de cultura son actuales casos de éxito”.

4. Ser auténtico: “Creo que la clave es siempre ser auténtico con uno mismo, si a uno le gusta el riesgo de crear algo nuevo que no existe, de lo cual no hay referencias y en lo que hay que inventar todas las reglas, sin seguir ningún modelo, está buenísimo y también aquel que tiene un perfil más conservador sin tener que crear algo de cero y tal vez buscándole una vuelta de tuerca a algo existente, también puede ser una gran posibilidad. Lo más importante es ser fiel a uno mismo sin intentar ser algo que uno no es”.

5. Crear productos viables: “Generar experimentos, crear producto mínimo viable, probar. Es decir, validar si la idea que uno tiene podría funcionar o no. Que uno lo cuenta a la familia y los amigos y les parezca increíblemente bueno no es suficiente información para invertir dinero, tiempo y reputación, entre otras cosas, en meterse en un proyecto. Con lo cual lo más importante es pensar qué experimento podemos diseñar para ver si la idea que uno tiene podría funcionar”.

Y así es como la robótica comienza a tomar protagonismo y, los más chicos, deciden pasar cada vez menos tiempo jugando a los videojuegos y cada vez más tiempo creándolos.

Mariano Tomás Ylarri

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella