MOTORTALE: los jóvenes emprendedores que revelan la verdad oculta de los autos usados

Amigos de la facultad, Lucas Abriata, Tomás Galuccio y Tomás Venturo crearon un emprendimiento que realiza informes sobre el historial de autos usados previo a su operación de compra. Los inicios de la empresa del mercado que vende 1.500.000 vehículos al año.

MOTORTALE: los jóvenes emprendedores que revelan la verdad oculta de los autos usados

Los cazadores de la verdad. Así podrían ser denominados Lucas Abriata, Tomás Galuccio y Tomás Venturo, tres amigos de la universidad que, en busca de conocer la veracidad de los autos usados, decidieron crear Motortale, un emprendimiento que se dedica a “estudiar” el historial de esta clase de vehículos previa a una nueva operación de venta. Los jóvenes emprendedores (tienen 22 y 23 años) buscan aprovechar un mercado que vende, por año, 1.500.000 vehículos en el país.

Con la percepción de que comprar un auto usado te permite conseguir un coche mejor por el mismo dinero que un automóvil nuevo, y siendo conscientes de la poca información accesible que tiene esta clase de vehículo, los tres emprendedores decidieron desarrollar un sistema online que proporciona informes sobre el historial de mantenimiento, el kilometraje, si fue taxi o si estuvo involucrado en un accidente, entre otros datos: “El mercado de autos usados es uno de los más claros ejemplos de información asimétrica donde un comprador no sabe realmente lo que está comprando. Este mercado es hoy uno oscuro, donde notamos que la única manera de hacerlo trasparente era con más información”, comparte Abriata en una entrevista con Multitaskers.

Así es que, con una inversión inicial de US$ 5.000 que aportaron los propios socios, se fue gestando la idea que, en sus primeros 6 meses, realizó un total de 223 informes con un valor de $ 211.627. Sobre el nombre elegido surgió algo particular. Después de tanto buscar, armar focus groups y realizar encuestas mientras consideraban decenas de nombres, llegaron a uno: “CarStory”. El problema fue que el dominio carstory.com ya existía, por lo que decidieron buscar otro: “En cinco minutos modificamos la palabra “Car” por “Motor” y “Story” por “Tale” para llegar a un mensaje muy similar y nació MOTORTALE. En retrospectiva, este nombre pensado a las apuradas nos gusta mucho más que el nombre consensuado. La compañía surgió formalmente en marzo de 2019, aunque nuestro trabajo en MOTORTALE comenzó a principios de 2018”, revela Galuccio.

Aumentar la transparencia

Para los jóvenes emprendedores, una de las claves que permitió el crecimiento sustancial en los primeros meses (sin haber difundido todavía el proyecto) fue la “poca transparencia” del mercado de autos usados, tanto para compradores como vendedores. “Sabemos que la mayoría de los vendedores en el país son honestos y por lo tanto aprecian muchísimo una herramienta que los permita diferenciarse de vendedores menos honestos”, asegura Venturo que, además, sostiene que los compradores también “aprecian muchísimo una herramienta que les permita tener más información sobre el vehículo que buscan comprar”.

Es, bajo esta línea, que los jóvenes entienden que su manera de hacer negocios es “buscando que ambas partes se beneficien y que sea claro este beneficio”. “En Motortale tenemos un producto que genera un bien a la población y beneficia básicamente a todo el mundo sin quitarle mercado a nadie. Hay muchas formas de hacerle llegar estos beneficios y eficiencias de mercado que generamos a los agentes con los que tratamos a la hora de formar acuerdos que hagan crecer la empresa”, se explaya en entrevista con el sitio Abriata.

De emprendedor a emprendedor

Pese a su corta experiencia en el emprendedurismo, el camino recorrido le ha ofrecido un sinfín de enseñanzas. Entre ellas, los socios de la compañía comparten que el emprendedor, hoy “debe ser versátil y estar listo para entender un mercado cambiante, buscar esos huecos y nichos en los que otros emprendedores no se hayan metido aún o mejorar los emprendimientos que ya existen”. Sobre este último punto, apuntan que hay “mucho que hacer, que inventar y que reinventar, tanto en lo digital como en lo tradicional” y comparten que no todos los emprendimientos “deben tener nueva tecnología”.

Por otra parte, para los socios de Motortale, definir el público y preguntarse a cuánta gente afecta la problemática que se busca resolver, es otra de las claves fundamentales para desarrollar un negocio. “En general se suelen crear productos a partir de necesidades y lo más común es que se creen a partir de necesidades que les surgen a sus propios dueños. Sin embargo, a veces, la problemática que a uno le parece gravísima realmente afecta a muy poca gente y por lo tanto son pocos los que realmente comprarían el producto”, afirma Venturo que resalta la acción de “buscar tu público y realmente evaluar cuanta gente hay que utilizaría tu producto o servicio”.

Como cierre, Abriata reflexiona sobre los jóvenes emprendedores que se enfrentan a mercados dominados por adultos y sus prejuicios por la inexperiencia, propia de su juventud. Sobre el hecho de que, si les facilitó o les perjudicó a la hora de emprender, el joven responde a la pregunta y deja un mensaje de agradecimiento:

“Creo que ser jóvenes nos beneficia al darnos la posibilidad de mostrarnos como una suerte de fuerza renovadora. Sería muy difícil mostrarse como una solución transparente e innovadora si fuéramos parte de las mismas caras que están en el sector hace décadas. Considero que ser joven nos abrió muchísimas puertas, aunque también a veces expone una relativa falta de experiencia en el sector, hay ciertas cosas de la edad a las que no podemos escapar. En este último sentido corresponde agradecer a toda aquella gente que nos han escuchado y presentado oportunidades no sólo desde el punto de vista empresarial y de negocios si no para aconsejarnos y escucharnos en general”.

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella