Contract Workplaces, diseñando el negocio de los espacios de trabajo

Sumergida en las nuevas tendencias del trabajo en la oficina, la firma argentina logró posicionarse en nueve países durante dos décadas. Factura US$ 55 millones al año. Secretos del éxito.

Contract Workplaces, diseñando el negocio de los espacios de trabajo

Crear ambientes únicos, eficientes, confortables es el objetivo de Contract Workplaces, la empresa líder regional en el diseño y construcción de espacios de trabajo. Víctor Feingold (foto), director regional de la compañía, en diálogo con Multitaskers, repasa los inicios de su emprendimiento.

“Todo se inició por una crisis. Siempre trabajé como arquitecto y en mi mejor momento profesional el conocido ‘efecto tequila’ me dejó en bancarrota. Tenía que salir de las deudas y fue ese el momento en que me inicié como emprendedor. Tenía la idea de diseñar oficinas y eso sucedió hace 21 años atrás, sin imaginar la dimensión del negocio”, comienza.

"Nunca especulamos con hacernos millonarios y por eso funcionamos bien. Estamos para brindar un buen producto; el resto, viene solo."

Para ofrecer un servicio, primero buscó entender las necesidades del mercado. Se paró desde el lugar del cliente potencial y se dio cuenta que había trabajo para hacer. “Noté que se necesitaba alguien que de manera integral y concreta arme oficinas. Creamos diseños que nos diferenciaban del resto porque consideramos todo lo que implica el armado de un espacio de trabajo donde se pasan muchas horas de vida”, explica.

Una vez emprendido, el camino no se detuvo. Sumó más servicios para complementar su oferta. “Notamos que además de las estructuras, el tema de trasladar los elementos de trabajo era una complicación para nuestros clientes. Por eso empezamos a ofrecer la mudanza de las oficinas. Para sumar la apuesta, añadimos un servicio de ‘posocupación’, es decir, que participamos del proceso que implica cambiar de lugar”, cuenta Feingold.

Mayor sofisticación

El negocio de planificar una oficina se fue sofisticando con el paso del tiempo y hoy abarca múltiples aristas. Es por eso que la compañía se posiciona ofreciendo todo el espectro de necesidades: desde la estrategia inmobiliaria, el diseño conceptual del espacio de trabajo, el proyecto arquitectónico y la ejecución de la obra hasta la logística de la mudanza.
Con más de mil obras ejecutadas, Contract Workplaces actualmente factura US$ 55 millones.

Nada es casual ya que sostener una compañía por más de 20 años es complejo y Feingold lo sabe. “En Argentina hay muchas dificultades todo el tiempo. Y poder sostener la empresa durante tanto tiempo vale más que un MBA en Harvard y no lo aprendés en ningún lado. Cada crisis nos hizo expandir, buscar otros mercados y así crecimos en el globo”, explica y continúa: “Iniciamos el trabajo con mucho capital humano, horas de esfuerzo y dedicación”. Hoy cuenta con sucursales en México, Colombia, Perú, Ecuador, Uruguay, Paraguay y, más recientemente, en Chile, añade el CEO.

La presencia en el e-commerce es vital, según Feingold, pero también fue un aprendizaje. Al lanzarse en la web debieron reordenarse porque se vieron superados por la cantidad de consultas y pedidos. “En Argentina somos 90 almas trabajando más los especialistas que se contratan por proyectos específicos. A nivel global, son 300 los empleados y si bien cada país es autónomo de sus diseños, la filosofía de la marca es la misma: no somos diseño de autor, trabajamos para satisfacer las necesidades de los clientes”, suma.

Nuevas tendencias

Para redondear el servicio, además de los técnicos, la empresa realiza un trabajo de estimulación y orientación del proceso de cambio de lugar de trabajo. Diseñamos un departamento de ‘change management’, donde “asesoramos y contenemos a los empleados en el proceso emocional que provoca un cambio de ambiente, donde algunos pierden comodidades y otros aumentan sus expectativas”, suma el ejecutivo. Para ello “realizamos encuestas internas, analizamos el nivel de uso de cada lugar, visualizamos el ambiente, nos acercamos al clima que manejan para mejorarlo y que cumplir con las expectativas”.

Para finalizar, Feingold remarca la importancia de “cumplir plazos” como característica clave del éxito. “Aumentaron nuestros clientes porque nuestro es cumplir los tiempos acordados, además de la calidad de nuestra propuesta. Nunca especulamos con hacernos millonarios y creo que por eso funcionamos bien. Estamos para brindar un buen producto; el resto, viene solo”, concluye.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsletter Business Class

No hagas negocios sin ella