Para evitar el agotamiento de los empleados, reducí el exceso de gestión.

Mostrar flexibilidad anima a los miembros del equipo a asumir la responsabilidad y encontrar soluciones creativas.

Para evitar el agotamiento de los empleados, reducí el exceso de gestión.

En mis primeros días como emprendedor, insistí en gestionar y hacer todas las tareas de mi negocio. Pero a medida que la plataforma de pagos que cofundé creció, aprendí que nadie puede administrarlo todo. Finalmente, tuve que admitir que estaba gestionando demasiado a mi equipo. Al hacerlo, me estresaba no solo a mí mismo, sino a todos los demás, y en última instancia, evitaba que los miembros de mi equipo tomaran el tipo de riesgos necesarios para que una startup creciera.

Para otros emprendedores y dueños de negocios, permítanme decirles esto: sé que es difícil dejar ir algunas cosas, pero al mantener un control demasiado estricto sobre las operaciones diarias de tu negocio, en realidad corrés el riesgo de suprimir el talento que tu empresa necesita para tener éxito. —Los empleados podrían llegar a sentirse desmotivados, resentidos o agotados. ¿Un buen primer paso? Comenzá tratando de identificar si estás gestionando de más y tomá las acciones correctas para corregirlo.

¿Qué es la sobregestión?

Más que la mera incapacidad para delegar, la sobregestión es la creación pasiva de obstáculos que impiden que los empleados hagan su trabajo, e incluye:

1. Microgestión: es la forma clásica de sobregestión en la que cada detalle debe hacerse exactamente según las especificaciones de un superior. Incluso cuando un proyecto está bien encaminado, los microgestores se mueven para asegurarse de que el trabajo se haga "bien".

2. Valorar los resultados sobre las personas: es una forma de pensar en el valor de los empleados solo en términos de métricas. Este enfoque puede producir temporalmente lo que los dueños de negocios buscan, pero es probable que sea insostenible y, en última instancia, puede alejar a los empleados si no se controla.

3. Mover las metas: los dueños de negocios pueden comprometer la moral y la motivación de los empleados al no establecer metas y expectativas claras sobre lo que buscan y esperan de ellos. Esto puede pasar al no articular exactamente lo que quieren o al buscar una solución a un problema indefinido. Otros crean expectativas poco razonables. En ambos escenarios, los empleados pueden volverse resentidos cuando sienten que su trabajo es subestimado o poco apreciado o que están invirtiendo su tiempo y talento en proyectos que no tienen un objetivo significativo.

Evitando la sobregestión

Desafortunadamente para mí y para mi personal, yo sobregestionaba a mi equipo en las tres formas que acabo de describir. Fue un proceso arduo el tomar conciencia de mis acciones y el impacto que tuvieron. Pero afortunadamente también aprendí algunas técnicas clave para ser un líder más comprensivo y eficaz. Si lo siguiente suena como cosas que los buenos dueños de negocios deberían estar haciendo de todos modos, es porque lo son.

Fomentá la autonomía

La microgestión agota la confianza de los empleados. Cuando estos se preocupan por ser criticados por cada movimiento que hacen, solo actúan con una dirección clara desde arriba. La respuesta es dar autonomía a los empleados. Al demostrar confianza, hace que los miembros del equipo se sientan cómodos haciendo lo que creen que es mejor, incluso si no es exactamente la forma en que manejarías la situación.

Darle espacio a tu equipo hará que te sientas más cómodo cuando notes no solo que tenés más tiempo en tu día, sino mejores resultados. Cuando todos pueden concentrarse en sus deberes, ellos, y vos, pueden hacer más cosas. Simplemente está disponible para sus preguntas y confiá en que ellos se encargarán del resto.

Reconocé los sentimientos

Trabajás con personas, no con robots. Tienen emociones, miedos y debilidades. Cuando reconocés los sentimientos de tus empleados, no significa que estés tomando las cosas con calma, significa que les estás demostrando que te preocupás por ellos. Cuanto más confiés en ellos, más probabilidades tendrás que acudan a vos para resolver problemas.

Conocé a tus empleados. Tené una charla abierta con cada uno al menos una vez cada trimestre. Si no podés resolver un miedo o una preocupación por ellos, ofreceles recursos y explicales que estarás a su lado cuando lo enfrenten.

Replanteá tu enfoque

El cumplido correcto en el momento adecuado puede significar más para un empleado de lo que podría significar un nuevo cargo o beneficio. Si bien gestionar el trabajo de las personas significa brindar retroalimentación, intentá hacerlo de manera que resalte su valor.

La gestión eficaz de las personas es una de las cosas más difíciles de aprender para un dueño de negocio. Pero cuando le das a tus empleados una dirección clara y el espacio necesario para crecer, es posible que te sorprendas de lo que ambos pueden lograr. En la gestión, menos es más.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella