Matrimonios emprendedores: mucho más que sociedades

En el universo emprendedor, existen matrimonios por partida doble: aquellos socios que a la vez son pareja. Softies y Hickies son dos casos elocuentes y reflejan cómo el trabajo y la familia, a veces, pueden ir de la mano.

Matrimonios emprendedores: mucho más que sociedades

El matrimonio es una sociedad y también existen sociedades que son matrimonios. Gastón Frydlewski y Mariquel Waingarten llevaban tres años de casados y dos de gestar una idea de negocio en pareja. Cada uno tenía su empleo de tiempo completo donde eran exitosos, pero sus tiempos no les permitía compartir la vida tal como la habían soñado.

“Nos dimos cuenta que la sociedad que formábamos estaba mal diseñada. Ella tenía un hotel en las cañitas y yo trabajaba en el JP Morgan Chase, pero nos veíamos sólo por un par de horas al día. Trabajábamos todo el día para la familia, pero no la disfrutábamos. Esa fue la clave para comenzar con nuestro proyecto”, esboza Frydlewski a Multitaskers, en un repaso de los comienzos de su empresa Hickies, un producto que reemplaza los cordones para todo tipo de calzados y que ya vendió más de un millón de packs, tanto a nivel mayorista como minorista. Dejaron todo en Buenos Aires y se mudaron a Nueva York.

La idea del producto le surgió a Gastón a los 21 años, molesto de no gustarle atarse los cordones de las zapatillas ni ver lo moños de las mismas. Pero sólo junto a Mariquel la idea se hizo una realidad. “Cuando la conocí, le mostré los primeros bocetos en nuestra segunda cita. Ella me miro y me dijo ‘Estas loco’. Diez años después estamos los dos trabajando juntos en esta locura; así son las vueltas de la vida”, cuenta Gastón. Su caso no es el único.     

Del banco al catering

Como el resultado de una mezcla de ingredientes bien distintos, pero que forman un plato delicioso, surgió Softies. Sofía Virasoro (foto) se dedica a la elaboración de tortas desde los 16 años. En cambio, Santiago Hazaña (foto) siempre trabajó en el sector financiero. Ambos compartían la idea de dedicarse a trabajar en un proyecto personal y lo lograron en el 2008. “Me tocó tomar esa decisión volviendo de Paraná, donde estaba trabajando como gerente de una sucursal de un banco. Allí, Sofía había armado su primera empresa grande de catering con un socio local y le fue muy bien. Al regresar a Buenos Aires, me dio ganas de pegar el salto y sumarme al proyecto de mi mujer”, señala Santiago, quién conoce a Sofía hace más de 25 años. 

Cuentan con clientes de varios países de América e incluso son productores de catering en shows artísticos como el de Madonna, Paul McCartney, entre otros. “También apoyamos a empresas de catering europeas que hacían sus trabajos en estos países. Les allanamos el camino, desde el armado de las cocinas en estadios, los proveedores, el personal local. Y actualmente estamos poniendo un primer pie directamente como caterers en otro país, pero es un proyecto que recién iniciamos”, cuenta Santiago a Multitaskers.

Como si fuera poco, la pareja posee la concesión del Restaurant de Estancias Golf Club y eso, sumado a la división Eventos, facturaron en 2013 unos tres millones de pesos. Su inversión desde el inicio ronda en los $ 300.000 y cuentan con 12 personas fijas que los acompañan.

Secretos de alcoba

Pero, ¿cómo se logra que ambas sociedades sean exitosas y ninguna de las opere en contra de la otra? Todos coinciden: La clave es tener bien clara la división de tareas y responsabilidades.
“Lo fundamental es poner límites, para poder terminar con la gestión de la empresa y ‘gestionar’ los temas familiares. Hay que ser muy inteligente y paciente”, dice Sofía y sus logros lo comprueban.

Ella se ocupa netamente de la cocina, de innovar, de implementar nuevas técnicas, de la capacitación dela gente. Santiago se encarga de la parte comercial y financiera, de la administración de los recursos, la contratación del personal y además, de la organización de los eventos más grandes.

En el caso de Gastón y Mariquel, ella se dedica de todo lo que es “de la empresa para afuera”, la comunicación, el marketing, la dirección de arte. Y él se dedica a todo lo que es “de la empresa para adentro”. Finanzas, logística y producción, entre otras. Una vez que las tareas y responsabilidades se eligen hay que delegar y confiar el uno en el otro.

“Es muy importante que las decisiones claves de la compañía, aquellas que comprenden la visión y la misión y determinan la dirección de la misma, sean decisiones que se toman en conjunto y de común acuerdo”, explica Gastón. Gracias a tener una base sólida en la primera sociedad que conformaron celebran el éxito de su joven empresa pero de gran expansión, que ya cuenta con 12 empleados en Estados Unidos y dos en Europa. Y cuentan con distribuidores en más de 20 países.

“Al poco tiempo de lanzar el producto descubrimos que la mitad del tráfico de nuestra web venia de Japón. Por su costumbre de sacarse los zapatos cada vez que ingresan a un lugar les resultó un accesorio práctico. De inmediato viajamos a Japón para buscar un distribuidor; contratamos al ex CEO de Adidas para que nos ayude con la búsqueda y fue un éxito. A los cinco meses estábamos vendiendo en Japón y Korea”, detalla el empresario.

Disfrutar, clave del éxito

Los dos parejas exitosas resumen que se puede combinar el amor y el trabajo con la prioridad de disfrutar sobre toda las cosas. “Es fundamental disfrutar de lo que hacemos, cuando no nos haga felices lo que hacemos, será el momento de replantearnos el negocio”, sostiene Santiago. Sobre eso, Gastón cuenta que ellos meditan y mantienen un mantra en toda situación conflictiva para evitar grietas en la relación. 

“A los tres meses de empezar el proyecto hicimos un curso de meditación y respiración, que luego nos ayudó a mantener el balance emocional y mental del día a día. Siempre mencionamos en momentos difíciles el mantra ‘Estamos haciendo esto para estar juntos y para divertirnos’. Así que cuando discutimos, y la discusión se pone seria, volvemos al mantra y nos recordamos que lo más importante es divertirnos y estar juntos”, dice y confirma que es vital la solides de la unión de ambas sociedades partes. 

Visión de experto

Sobre esta conjunción de sociedades, Santiago Antognolli, consultor senior del programa Supervivencia y competitividad de Empresas Familiares, de la Universidad Siglo 21, brinda una serie de recomendaciones para alcanzar el éxito: hablar y definir una visión compartida de futuro; separar los ámbitos, la casa en casa y el negocio en el negocio; no evitar las discusiones por ideas de trabajo;  y buscar el ámbito adecuado y procurando que de dos ideas surja una tercera superadora.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella