¿Qué es la banca digital?

La banca digital se está volviendo más popular entre los pequeños negocios. Esta guía explica las diferentes opciones, pros y contras, y demás.

¿Qué es la banca digital?

Dado que tantos aspectos de nuestra vida personal se han vuelto digitales, no es de extrañar que esperemos manejar varios aspectos de nuestros negocios de la misma manera. La banca es un buen ejemplo. Con solo tocar la pantalla o hacer clic con el mouse, ahora se pueden depositar cheques, transferir dinero y pagar facturas en cualquier momento del día o de la noche.

De hecho, el 41% de los clientes de banca para pequeñas empresas eligen manejar su banca digitalmente, ya sea en línea, a través de un dispositivo móvil o mediante un cajero automático, según "Small Business Insights: Expansion and Opportunity", un informe de enero de 2022 de Raddon Research, que encuestó a 1.200 pequeñas empresas. El 30% también dijo que su decisión de usar un banco en particular está influenciada por su disponibilidad de recursos tecnológicos, según muestra la investigación.

Los bancos también se están beneficiando de esta transformación. Por ejemplo, la banca digital ha ayudado a las instituciones financieras a reducir sus costos operativos, expandir su base de clientes, principalmente entre los Millennials y Gen-Zers, y mejorar la satisfacción del cliente. Si las cuentas experimentan transacciones sospechosas o saldos bajos, los bancos pueden notificar rápidamente a los clientes. La banca digital también ha mejorado la velocidad de las transacciones comerciales y, a su vez, el flujo de efectivo de los negocios.

En total, la banca digital a menudo se considera beneficiosa tanto para los bancos como para los dueños de negocios.

Definición de banca digital

Cuando los consumidores y los negocios realizan operaciones bancarias digitalmente, sus transacciones se realizan utilizando dispositivos conectados a internet, como una computadora a través de un navegador web o un teléfono inteligente a través de una aplicación. La banca digital elimina la necesidad de visitar una sucursal física y pone fin a todos los cheques, boletas de depósito y recibos impresos. Los productos y servicios bancarios digitales incluyen:

  • Cuentas corrientes, incluidos los depósitos de cheques en línea y los pedidos de cheques nuevos
  • Cuentas de ahorro, certificados de depósito y cuentas del mercado monetario
  • Transferencias de dinero entre cuentas vinculadas
  • Pago de facturas y presupuestos en línea
  • Consultas de saldo
  • Solicitudes y pagos de tarjetas de crédito
  • Préstamos personales, hipotecas y préstamos para automóviles
  • Productos de inversión
  • Transferencias electrónicas

Los clientes pueden interactuar con la banca digital de tres maneras. La primera es a través de los bancos tradicionales, que ofrecen servicios bancarios en línea para transacciones como depósitos de cheques, transferencias de dinero y pagos de facturas. Todavía tienen sucursales para visitas presenciales.

 

En segundo lugar, los bancos digitales brindan servicios bancarios típicos, pero solo en línea, sin sucursales físicas. Las transacciones se realizan a través de una variedad de medios digitales: utilizando un navegador web, una aplicación móvil y correo electrónico.

Un tercer tipo de banca digital es un subconjunto de bancos exclusivamente digitales llamados neobancos. (Algunos consideran que los términos son intercambiables). Los neobancos son creados por empresas de tecnología financiera (fintech), que generalmente se asocian con bancos tradicionales para brindar sus servicios, principalmente a través de aplicaciones móviles.

Pros y contras de la banca digital

La banca digital tiene una variedad de pros y contras. Empecemos por las ventajas:

Conveniencia: La banca digital no se limita a los horarios bancarios. Es accesible las 24 horas del día, los 7 días de la semana, siempre que el cliente tenga un dispositivo conectado a Internet.

Tasas de interés más altas: Dados sus bajos costos generales, los bancos digitales generalmente pueden ayudar a los clientes a ahorrar al proporcionar tasas de interés más altas en las cuentas de ahorro.

Menos tarifas: Los ahorros adicionales pueden venir en forma de tarifas de mantenimiento de cuenta bajas o nulas, y muchos no requieren un saldo mínimo o un depósito determinado para abrir una cuenta.

Aquí hay algunas desventajas de la banca digital a considerar:

Curva de aprendizaje: Comenzando con la apertura de una cuenta, puede tomar un poco de tiempo para que los recién llegados a la tecnología aprendan a manejarse en el entorno 100% digital.

Sin presencia física: Si surge una pregunta o un problema, es posible que un cliente de banca digital deba realizar una llamada telefónica, y tal vez esperar, o iniciar un chat en línea para obtener ayuda. Algunos pueden encontrar este proceso de servicio al cliente frustrante.

El enigma del efectivo: Los bancos digitales dependen principalmente de los cajeros automáticos para dispensar o aceptar efectivo. Algunos cajeros automáticos pueden cobrar tarifas que pueden o no ser reembolsadas por el banco digital.

Consideraciones de ciberseguridad

Los ciberdelincuentes siguen el dinero, por lo que es importante considerar qué tan seguro es un banco digital. Los bancos tienen la responsabilidad de garantizar la seguridad de todas las cuentas en línea. Un tipo de protección es la autenticación de múltiples pasos, que requiere que los usuarios proporcionen varias formas de identificación, generalmente sus nombres de usuario, contraseñas y un código único enviado por correo electrónico o mensaje de texto por el banco, para obtener acceso a sus cuentas.

 

Además, las aplicaciones de banca móvil generalmente se consideran más seguras que la banca a través de un navegador, y es incluso mejor si la aplicación acepta la autenticación biométrica, como una huella digital, o utiliza el reconocimiento facial.

¿Qué sigue para la banca digital?

La banca digital no muestra signos de desaceleración. Los bancos están trabajando para ser más receptivos a los clientes mediante el uso de inteligencia artificial. Muchos ofrecen asistentes virtuales y chatbots cada vez más sofisticados que responden a las preguntas o necesidades específicas de los clientes. Incluso pueden volverse lo suficientemente inteligentes como para comprender las solicitudes verbales y manejar automáticamente los pagos digitales transmitidos por dispositivos inteligentes, como un automóvil inteligente que paga una tarifa de estacionamiento.

En conclusión

A medida que un número cada vez mayor de transacciones bancarias se realizan en línea, muchos clientes de bancos digitales se benefician de tasas de interés más altas en las cuentas de ahorro, así como de tarifas de mantenimiento más bajas. Los consumidores deberían considerar buscar un banco digital que brinde fácil acceso al efectivo, ofrezca tasas competitivas y emplee estrictas medidas de seguridad para ayudarlos a mantener su dinero seguro.

 

Autor: Gayle Kesten

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsletter Business Class

No hagas negocios sin ella