¿Las cadenas de suministro más cortas son la solución a la interrupción comercial del COVID-19?

Nadie puede estar seguro de lo que depara el futuro para la cadena de suministro de tu negocio, pero es mejor estar preparado para todos los escenarios posibles.

¿Las cadenas de suministro más cortas son la solución a la interrupción comercial del COVID-19?

El COVID-19 expuso algunas de las fallas en el modelo tradicional de las cadenas de suministro y dejó a los negocios luchando por llenar los vacíos. Expuso las desventajas de la dependencia excesiva de los proveedores internacionales: según un estudio de Deloitte, la interrupción que acosó a la fabricación china tuvo un efecto particularmente severo, especialmente para las más de 200 de las firmas Fortune Global 500 que tenían presencia en Wuhan. Además, los volúmenes en los puertos y aeropuertos se desplomaron tanto que, según un informe de mayo de 2020 del Foro Internacional de Transporte, el transporte de carga mundial podría caer hasta un 36% para fin de año.

Dadas estas presiones, ha sido casi imposible mantener un flujo continuo de mercancías a través de las fronteras internacionales. A medida que la reapertura continúa y la demanda de productos se dispara, es imperativo que los negocios reevalúen críticamente sus cadenas de suministro para protegerse contra cualquier interrupción futura.

Cómo evolucionó la cadena de suministro con el tiempo

Los negocios siempre están buscando nuevas formas de optimizar y mejorar sus cadenas de suministro, pero descubrir el enfoque correcto requiere comprender las macrotendencias que dan forma al comercio y la fabricación.

Hace algunas décadas, los fabricantes comenzaron a adoptar un modelo de cadena de suministro que se basaba en una logística optimizada para reducir los costos generales. En este modelo, llamado "justo a tiempo", los materiales ingresan a la cadena de producción exactamente cuando están listos para ser procesados, lo que reduce la necesidad de almacenar la materia prima comprada a granel en los almacenes.

Dicho enfoque optimizó la eficiencia, pero dejó un efecto secundario no deseado de dejar las cadenas de suministro vulnerables a los impactos globales: si ocurría una interrupción, los fabricantes no tenían material disponible para utilizar.

Como señalaron algunos expertos, los cambios en el clima político en los últimos años han alentado a algunas empresas a alejarse de la visión global que vino con el modelo "justo a tiempo". Como parte de este cambio, los expertos predicen un retorno al enfoque "haga-donde-vende-y-compre-donde-haga". Es una forma de hacer negocios que ha cobrado impulso debido al Brexit y al desacuerdo comercial entre Estados Unidos y China y probablemente continúe a medida que los aranceles más altos y los controles de exportación crean barreras al comercio transfronterizo.

Además, la forma en que las empresas piensan sobre el valor está cambiando. Es posible que el costo más bajo posible ya no sea la única variable para algunos; en su lugar, pueden considerar dar más peso igual a la exposición al riesgo, las alternativas de suministro y los impuestos.

Un aumento en la "reubicación" podría ser el resultado neto. Muchos de los negocios más grandes de EE.UU. han comenzado a crear puestos de trabajo en manufactura que antes eran tercerizados en Asia.

Los negocios que tienen instalaciones en su país pueden tener costos de transporte más bajos, mientras que el suministro local de materiales significa que pueden responder rápidamente a los cambios en la demanda, reducir los tiempos de entrega y reducir el riesgo de interrupción del negocio. La compensación podría ser costos laborales más altos y un grupo más pequeño de trabajadores calificados. Es posible que tengan que subir los precios de los bienes y servicios o, si no pueden traspasar estos costos adicionales a los clientes a expensas de la rentabilidad.

También existe un argumento de sostenibilidad para cadenas de suministro más cortas. Menos kilómetros para recorrer, menos emisiones de carbono y salarios más altos para las personas en la cadena de suministro funcionarán a favor de los negocios, ya que los consumidores pueden estar prestando más atención a los productos que compran y a cómo los fabricantes hacen negocios.

Los negocios que tienen márgenes de ganancia y un fuerte poder de fijación de precios estarán en mejores condiciones de hacer frente a cadenas de suministro más cortas que las que operan con márgenes reducidos.

¿Qué podés hacer para mejorar tu cadena de suministro?

Aunque todavía se está debatiendo la solución exacta para la interrupción de la cadena de suministro, hay algunas cosas que tu negocio puede hacer para ayudar a mejorar y preparar tu cadena de suministro para el futuro. Considerá:

 

1.    Aprovechá la inteligencia artificial y big data para hacer que tu cadena de suministro sea más robusta y resistente.

2.    Perfeccionamiento de la combinación "Fabricar versus Comprar".

3.    Repensá los modelos de inventario: ¿Activos pesados??o activos ligeros?

4.    Mejorá la automatización para acelerar la producción.

5.    Centrarte en la visibilidad ¿Podés rastrear tu cadena de suministro más allá de tus proveedores de primer nivel?

6.    Fiabilidad sobre el costo: Considerá un búfer de inventario más grande como amortiguador.

7.    Realizá una evaluación de riesgos adecuada de todas tus relaciones con los proveedores.

8.    Asegurate de tener un plan de contingencia para riesgos geográficos, económicos y políticos.

9.    Reducí el número de intermediarios en tu cadena, o al menos reducí tu dependencia de ellos.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella