¿Cuál es tu estilo de liderazgo más eficaz?

¿Cuál es tu estilo de liderazgo y cómo podés ajustarlo para obtener el máximo valor? Estos tres tipos pueden ayudarte a determinar dónde te encontrás en el espectro.

¿Cuál es tu estilo de liderazgo más eficaz?

Los estilos de liderazgo se han estudiado durante décadas. Sin embargo, el liderazgo se reduce a dos estilos generales: el orientado a las tareas y el orientado a las personas. El primero está más enfocado en hacer las cosas, y el segundo está más preocupado por cómo se sienten las personas mientras trabajan. Ya sea que administrás equipos en persona o remotos, explorar los estilos de liderazgo puede ayudar a las personas dueñas de negocios a fomentar equipos más motivados y efectivos.

La interacción entre el liderazgo orientado a las tareas y a las personas ha creado docenas de estilos más específicos. Aquí hay cinco de los más efectivos.

1. Autocrático

Orientado a las tareas, las personas con liderazgo autocrático o de "comando y control" operan con la mentalidad de que están a cargo, ante todo. Brindan expectativas claras y dirección del equipo de trabajo, diciéndoles qué hacer, cuándo y cómo hacerlo. A menudo toman decisiones por su cuenta sin la participación del resto del grupo.

Bueno para: Situaciones urgentes donde los resultados deben lograrse rápidamente, situaciones en las que la persona encargada tiene mucho más conocimiento que el equipo y tiene que entrenar nuevos integrantes.

Malo para: Trabajo creativo o trabajos basados en el conocimiento.

Ejemplo: Steve Jobs, ex cofundador, director ejecutivo y presidente de Apple, era un líder autocrático. Sin embargo, su estilo de liderazgo también fomentó la creatividad dentro de parámetros particulares.

Una persona que emprende puede fácilmente caer en un estilo de liderazgo autocrático sin querer. Después de todo, si iniciás un negocio porque querés hacer las cosas "a tu manera", puede ser difícil hacer una pausa y escuchar a los demás. Además de alienar al personal, el enfoque autocrático puede dificultar que el equipo sienta seguridad y motivación a funcionar sin tus instrucciones.

2. Delegativo

El último estilo de liderazgo orientado a las personas es el liderazgo delegativo o de laissez-faire ("déjalo ser").

Con este estilo, la persona a cargo no proporciona mucha dirección. En cambio, las ideas del equipo influyen en las decisiones. Las personas dueñas de negocios tienden a hacerse cargo, tienen opiniones firmes y esperan resultados rápidos. Sin embargo, a medida que crece el interés en estilos de liderazgo más solidarios, muchos negocios exitosos han explorado un enfoque delegativo.

Bueno para: Tener un equipo altamente motivado, altamente calificado o experto.

Malo para: Situaciones que requieren resultados rápidos, capacitación o al tener un equipo de trabajo que prospera con orientación paso a paso.

Ejemplo: El sistema de "holacracia" que el empresario y CEO Tony Hsieh utilizó en Zappos se centró en difundir el poder en toda la empresa a través de equipos autoorganizados y la autonomía de los empleados.

Los enfoques delegativos pueden funcionar para grupos pequeños dentro de organizaciones que no necesitan lograr resultados rápidamente. Por ejemplo, un equipo de I+D podría funcionar bien con un liderazgo delegado.

3. Democrático o Participativo

Una combinación de los estilos de liderazgo orientado a las tareas y a las personas se conoce como liderazgo democrático o participativo. Estas personas brindan orientación y dirección, pero también fomentan la retroalimentación del equipo de trabajo y toman en cuenta sus opiniones antes de tomar una decisión final.

Bueno para: Fomentar la lealtad, aumentar la moral, mejorar el trabajo, la calidad del producto y la creatividad.

Malo para: Situaciones urgentes donde se necesita una respuesta rápida.

Ejemplo: Bill Gates se cita con frecuencia como un ejemplo de líder democrático. Gates le dio a su equipo, particularmente a los gerentes, mucha autonomía y escuchó sus ideas. Como resultado, Microsoft ha continuado operando con éxito a pesar de que ya no participa en el día a día.

El liderazgo democrático incorpora muchas cualidades positivas, como la participación activa en el negocio, pero que también empodera al equipo de trabajo y fomenta el espíritu de equipo.

4. Transformacional

El liderazgo transformacional inspira a sus equipos a trabajar hacia el cambio, utilizando sus mejores habilidades y ayudándolos a alcanzar el éxito. Este tipo de estilo funciona bien en negocios que necesitan ideas creativas e innovación. Puede impulsar la moral del equipo y aumentar el rendimiento.

Bueno para: Situaciones en las que la innovación, el crecimiento y el cambio son importantes.

Malo para: Situaciones que requieren un cambio rápido.

Ejemplo: El estilo de liderazgo de Jeff Bezos en Amazon implica presionar continuamente a los empleados para que piensen en nuevos productos o posibilidades, lo que ayuda a crear el éxito continuo de la empresa en el comercio electrónico.

5. Transaccional

Con este estilo, se emplea un sistema de recompensas y sanciones por tareas relacionadas con el trabajo. Se espera que los miembros del equipo completen las tareas a tiempo. Este tipo de estilo de liderazgo puede ser beneficioso para divisiones como ventas, donde las comisiones son una excelente manera de motivar a los miembros del equipo para que den lo mejor de sí mismos.

Bueno para: Situaciones en las que la atención se centra en la realización de tareas específicas.

Malo para: Iniciativas centradas en la creatividad o la innovación.

Ejemplo: Este modelo se usa a veces en grandes corporaciones, como Hewlett-Packard (HP), que hace uso de la gestión por expectativas.

¿Cuál es el estilo de liderazgo más efectivo?

El estilo de liderazgo más eficaz depende de la persona y de la situación. Por ejemplo, las personas que se desenvuelven en campos creativos pueden beneficiarse de un estilo delegado o democrático. Las personas en posiciones de liderazgo son capaces de evaluar y equilibrar las necesidades de su equipo y los objetivos del negocio y encontrar la manera de adaptar sus métodos de liderazgo para obtener los mejores resultados. Los estilos de liderazgo más efectivos dependerán de con cuál te sentís más cómodo y cuál responda mejor tu equipo. En la mayoría de los lugares de trabajo modernos, un estilo democrático, delegativo o transformacional tiende a ser lo mejor.

En conclusión

A veces, un estilo de liderazgo necesita cambiar para adaptarse al momento. De los estilos de liderazgo anteriores, identificá uno que te resulte natural o pedile a tus colegas que te den su opinión. Una vez que hayas hecho eso, podés incorporar un poco de los otros estilos en la forma en que trabajás cuando sea necesario. Si hay una cualidad de liderazgo necesaria para el mundo empresarial cambiante de hoy, es la flexibilidad.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsletter Business Class

No hagas negocios sin ella