Emprender a base del maní, la legumbre que despierta negocios

La Argentina es el primer exportador mundial de preparaciones de maní y el quinto exportador de maníes crudos. Ante esto, más empresas se suma al sector con múltiples creaciones.

Emprender a base del maní, la legumbre que despierta negocios

Si hay creatividad, impulso y un buen motivo para emprender, no hay nada que pueda detener a emprendedores que, sea cual sea el objeto, alimento o elemento que utilicen como punto de inicio, crean negocios. En esta ocasión, el maní se ha convertido para muchos en una gran oportunidad. Ahora, ¿por qué esta legumbre? Uno de los grandes motivos es su fuerte producción y comercialización. Pese a que, según la Cámara Argentina del Maní, la siembra del 2019 cayó un 12% (340.459 hectáreas, el nivel más bajo de los últimos cuatro años), el año pasado el maní generó U$S 840 millones, siendo las segundas mayores exportaciones de la historia, de acuerdo con un informe de la Bolsa de Cereales de Córdoba. Un total de 688 mil toneladas se enviaron a más de 100 países.

Con respecto a los destinos, la entidad remarcó que “los Países Bajos representaron el 34,1 por ciento de los embarques de maní argentino, seguido por el Reino Unido con el 6,8 por ciento y Rusia con el 6,2 por ciento. Además, en 2019 llegó a países como Australia, Argelia, Sudáfrica, Israel, Emiratos Árabes Unidos e incluso Estados Unidos, uno de los principales jugadores del mercado mundial”. Con estos números, la Argentina se consolida como el primer exportador mundial de preparaciones de maní y aceite, y el quinto exportador de maníes crudos según la Dirección Nacional de Alimentos y Bebidas del Ministerio de Agricultura, Ganadería y Pesca. Finalmente, la entidad remarcó que la cosecha de maní 2018/19 totalizó unas 1.300.000 toneladas, lo que significó un crecimiento del 41,2% respecto del ciclo anterior.

Más cáscara, más energía

La provincia de Córdoba es la referente en materia del maní. Allí es donde se produce aproximadamente más del 90% de la producción que se exporta. Como provecho, pueblos como Ticino (situado en el departamento General San Martín y con 2188 habitantes) utilizan, desde ya hace más de un año, energía que proviene de la cáscara del maní. Esta, junto con otros desechos de la producción agrícola, se acopia en celdas y luego se traslada a una caldera para la quema y de esta forma se transforma en energía potencial de vapor de agua. Luego, se dirige a la turbina de vapor y se transforma en energía mecánica de rotación. Una vez que se acopla al generador y se transforma en energía eléctrica.

Un caso similar surgió en el pueblo Las Junturas que, el año pasado, inauguró su planta eléctrica que utilizará como biomasa la cáscara de maní. "Fue un proyecto del INTI (Instituto Nacional de Tecnología Industrial) junto a organismos nacionales y municipios, que sirvió para capacitar a escala industrial para que se puedan crear otras plantas en la Argentina", detalló en una entrevista el ingeniero Martín Rearte, responsable de Energías Renovables del organismo quien en la actualidad trabaja en la puesta a punto de la usina de la localidad. 

Por último, la compañía Prodeman también incorporó su planta de generación de energía eléctrica, alimentada puramente a cáscara de maní, que permite resolver el problema ambiental de los residuos y abastecer con energía limpia a la red nacional y alimentar a más de ocho mil hogares.

La leche, lo último

La leche de maní es la última novedad del sector. En un trabajo en conjunto con la empresa La Láctea, la manicera Nutrín y el Laboratorio de Tecnologías de Alimentos (LabTa) de la Facultad de Ciencias Agropecuarias de la Universidad Nacional de Córdoba, la marca Pitey lanzó recientemente al mercado la primera bebida a base de maní fabricada a mayor escala en la Argentina. Según relatan desde la empresa, la primera partida de la “leche” -técnicamente no se la puede denominar leche- incluyó 30.000 litros (es la de sabor "original") y luego se sumaron 30.000 más de sabor a chocolate y 36.000 de ligth. Pese a que en Argentina el consumo de bebidas vegetales es bajo (dos millones de litros anuales, a diferencia de los 1200 millones de litros de leche de vaca), el objetivo es exportar, como así el 90% del maní de la Argentina.

La segunda vida

El maní reciclado también es una fuente de creación. Ante el medio millón de toneladas de cáscaras de maní que se genera en las fábricas de maní y las casas particulares, muchos emprendedores deciden llevar esos desechos a ideas que aporten al medio ambiente, reduzca el coste de recogida y, también, aporte beneficios económicos. Alimento para el ganado o animales de corral, abono orgánico (compost), material para hacer ladrillos ecológicos, como también detergentes, son algunos de los proyectos que surgen gracias al reciclado del maní. Dentro del mundo de la construcción, por ejemplo, en la ciudad de Villa María, Córdoba, un emprendimiento liderado por la cooperativa de mujeres “20 de octubre”, generan materiales para la construcción con cáscaras de maní que desecha una planta procesadora de la región.

Y así es como, algo tan pequeño, puede generar proyectos inmensos para el bienestar de muchos (y el medio ambiente).  

Solicitá más información de
las Tarjetas Corporativas llamando al
4310-3851 ó completando el siguiente formulario

No hagas negocios sin ella