Comprendiendo 6 gastos comunes del trabajo desde casa.

Además de todas las dificultades típicas que implica trabajar desde casa, pueden surgir gastos sorprendentes al no ir a la oficina.

Comprendiendo 6 gastos comunes del trabajo desde casa.

El cambio a trabajar desde casa generalmente ha significado menos gastos relacionados con el trabajo. Para muchos los gastos de viajes como gasolina, viajes en subte, tren y colectivos han disminuido. También se reducen los gastos en lavandería y tintorería al no tener que usar vestimenta formal de trabajo, y quienes ahora preparan las comidas en casa probablemente estén ahorrando en el almuerzo.

Sin embargo, los gastos inesperados del hogar aún pueden aumentar, compensando potencialmente el dinero ahorrado. Ya sea que seas dueño de un negocio que acordó cubrir algunos de los gastos en el hogar de tus empleados o un empleado de un negocio que solo busca mantener bajos los costos, primero deberás comprender estos seis gastos comunes del trabajo desde casa antes de comenzar a recalibrar tu presupuesto.

Fijá una disciplina de gastos

Un primer paso fundamental es categorizar tus gastos para que puedas comprender mejor a dónde va tu dinero. Si aún no lo has hecho, comenzá a realizar un seguimiento de tus gastos trabajando desde casa en el presupuesto mensual de tu casa o negocio. A medida a comprendas en qué gastos nuevos has incurrido o cuáles se han vuelto más costosos, intentá diferenciar entre las categorías que son “imprescindibles” y las que son “amenidades”.

Por ejemplo, una conexión WiFi confiable es "imprescindible", mientras que las suscripciones de delivery de comida son probablemente "amenidades". Desarrollar un enfoque reflexivo para el gasto en el hogar puede ser de gran ayuda y tal vez incluso ayudarte a evitar gastar más de lo que normalmente harías sabiendo que no estás incurriendo en costos relacionados con el trabajo.

Facturas de servicios

Vos y los miembros de tu familia o compañeros de cuarto nunca han estado en casa tanto como ahora. Si bien tus mascotas pueden estar extasiadas, tus servicios (electricidad, gas natural o propano y agua) funcionan las 24 horas.

A medida que cambian las estaciones y las temperaturas llegan a extremos, estos gastos de servicios pueden aumentar aún más. Para combatir el aumento en el consumo de servicios, comenzá por configurar cuentas en línea para cada proveedor. Esto te permite controlar el uso y compararlo con períodos anteriores en los que no estabas tanto en casa.

Considerá agregar termostatos y medidores inteligentes que te ayuden a ser más disciplinado. Estos dispositivos establecen límites de uso, lo que te puede ayudar a reducir su uso. También podés realizar cambios que minimicen el consumo de servicios públicos, como focos de bajo consumo, grifos inteligente, entre otros.

Planes de datos móviles

Es posible que estés pagando más de lo necesario por planes de datos móviles y WiFi. Examiná tus costos actuales y lo que obtenés por ese dinero. Este puede ser un buen momento para comparar precios. La competencia de tu proveedor siempre está buscando nuevos clientes, por lo que es posible que puedas obtener una oferta fantástica al cambiarlo. Solo asegurate de comparar el servicio o el plan de datos.

Alternativamente, podés mantener tu plan existente y agregar un sistema de malla WiFi avanzado que puede aumentar la conectividad en tu casa. Este tipo de tecnología de conectividad utiliza varios enrutadores y ayuda a proporcionar una cobertura WiFi más amplia en toda la casa, eliminando los puntos muertos que a menudo aparecen en casas más grandes.

Equipamiento y suministros

En lugar de depender del equipo y el hardware de la oficina, ahora podrías estar sometiendo a tus propias pertenencias a un uso constante.

Si trabajás para una empresa, es aceptable solicitar un reembolso por el uso de tus propios suministros. También podrían permitirte comprar una computadora portátil o software adicional. Si trabajás por tu cuenta, buscá comprar suministros al por mayor a través de una empresa mayorista para obtener ofertas especiales.

Más herramientas tecnológicas

Trabajar de forma remota conlleva su propio conjunto de desafíos, muchos de los cuales la tecnología puede resolver. Sin embargo, eso significa gastar más dinero en una oficina totalmente equipada. Eso puede incluir monitores adicionales, auriculares, cámara web y otras aplicaciones y paquetes de software. El gasto de todos estos dispositivos adicionales se acumula rápidamente.

Al igual que con el equipo y los suministros de oficina, podés solicitar ayuda financiera a tu empleador para comprar las herramientas tecnológicas necesarias. Si trabajás por tu cuenta, buscá ofertas de minoristas en línea o en tiendas.

Además, buscá aplicaciones y herramientas gratuitas que se adapten a tus necesidades siempre que sea posible. Desde software de seguimiento del tiempo y calendarios hasta herramientas de videoconferencia y trabajo colaborativo. A menudo, estas herramientas tienen precios escalonados con planes gratuitos simples pero efectivos.

Costos de comida

Podría parecer que los costos de los alimentos serían uno de los primeros gastos en bajar cuando se cambia al trabajo remoto. El problema es que trabajar desde casa puede llevarte a trabajar más horas que en la oficina y dejarte con poco tiempo o energía para preparar algo. Gracias a las aplicaciones en línea de delivery de restaurantes, es muy fácil presionar un botón en tu teléfono y pedir comida. Además, a menudo se aplican tarifas de envío, propinas y otros costos. El resultado es que tus costos de alimentos sean iguales o mayores a cuando trabajabas desde la oficina.

Para contrarrestar esta tendencia, creá un horario de comidas semanal y prepará tus comidas los fines de semana. Establecé un presupuesto para alimentación que incluya una o dos comidas de apps de delivery a la semana, según lo que puedas pagar.

La transición en curso hacia una vida más centrada en el trabajo desde casa ha dejado a muchos profesionales reevaluando cómo pagar adecuadamente la vida fuera de una oficina física. Mantenerse informado sobre los gastos conduce a opciones de gasto más meditadas, lo que a su vez te ayuda a administrar los costos del trabajo desde casa.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella