Cómo evitar las malas experiencias de los clientes estableciendo límites y alineando los valores.

Evitar situaciones difíciles no es la clave del éxito a largo plazo. Aprender de ellas y superarlas de manera efectiva sí te ayudará a seguir prosperando.

Cómo evitar las malas experiencias de los clientes estableciendo límites y alineando los valores.

Si has dirigido un negocio el tiempo suficiente, probablemente hayas lidiado con clientes difíciles. Es posible que algunos te hayan criticado por no cumplir con sus expectativas, incluso después de entregar exactamente lo que pidieron. Otros pueden haber sido inconsistentes en la forma en que se comunican, dejándote con la responsabilidad de tener que contactarlos constantemente para recibir feedback sobre el trabajo en curso o incluso los pagos pendientes que te deben.

Estas experiencias pueden ser comunes entre los dueños de negocios, pero la forma en que cada uno de ellos las maneja puede depender en parte de la perspectiva y el tipo de personalidad. Algunos pueden dejar que las malas experiencias los vuelvan cínicos, mientras que otros pueden encontrar formas de trascender la negatividad para encontrar una solución que los mejore e inspire aún más.

Pero, ¿qué separa a los dueños de negocios con mentalidad de crecimiento de los cínicos? Conocer un poco sobre los hábitos de aquellos que se destacan en encontrar lo mejor de lo peor puede ayudarte a crecer como persona y como dueño de negocio, y brindarte las herramientas que necesitás para no permitir que las malas experiencias te afecten.

Una lección sobre cómo crear límites claros

Una de las mejores maneras de prevenir el cinismo es evitar que vuelva a ocurrir la misma situación negativa. Establecer límites apropiados te ayuda a protegerte a vos mismo y a tu negocio de situaciones en las que los clientes podrían verse tentados a aprovecharse de vos.

"Mis experiencias más difíciles a menudo han estado relacionadas con el tema de los límites", dice Lindsey Pollak, propietaria de una pequeña empresa y autora de Recalculating: Navigate Your Career Through the Changing World of Work.

"Como orador y consultor, a menudo establezco una tarifa de proyecto o evento en lugar de, por ejemplo, cobrar por hora", continúa Pollak. "Una vez tuve un cliente que me gustaba, pero me enviaba correos electrónicos y me llamaba todo el tiempo. Eventualmente, la cantidad fue abrumadora y empecé a resentirla”.

Pero Pollak no permitió que la situación negativa afectara su negocio. Simplemente decidió abordar los compromisos con los clientes de manera diferente a partir de ese momento, creando un sistema que mitigó la probabilidad de que los clientes sobrepasaran sus límites.

"Me di cuenta de que puedo evitar este tipo de errores desde el principio al describir cómo nos comunicaremos el cliente y yo y cuáles serán las expectativas de respuesta en ambos lados", dice ella. Pollak también evita molestias de sus clientes al identificar a los posibles clientes que puedan causar problemas desde el principio.

“Si veo señales de alerta de que una persona necesita seguimiento excesivo mientras todavía estamos negociando una relación, podría alejarme”.

La importancia del ajuste del valor del cliente

Cali Yost, propietaria de la firma de desempeño empresarial FlexStrategyGroup, ha experimentado obstáculos en su trayectoria empresarial. Pero la han ayudado a obtener claridad sobre lo que su negocio hará y lo que no hará y cómo el negocio puede lograr mejor sus objetivos.

Yost y su equipo creen que la flexibilidad en el lugar de trabajo es un "imperativo empresarial estratégico", explica. Pero antes del COVID, "muchas organizaciones abordarían la flexibilidad como un 'asunto de mujeres'''.

Un cliente reciente quería lanzar una estrategia a través de la iniciativa de sus mujeres, lo que irritaba la sensibilidad de Yost. Dado que el liderazgo senior no estaba dispuesto a ceder en la flexibilidad que se ofrecía a todos, el proyecto enfrentó "una reacción violenta increíble de los hombres y los empleados solteros de la organización", explica Yost.

"La falta de aceptación y coherencia en toda la empresa hizo imposible alcanzar nuestros objetivos e impidió que nuestra iniciativa tuviera el impacto deseado", dice.

Aunque estaba decepcionada con el resultado, Yost no permitió que este escenario la descarrilara. En cambio, le recordó por qué comenzó su negocio.

"Esta experiencia nos obligó a decidir que no podemos ceder en términos de nuestro enfoque", dice ella. "Creemos que la flexibilidad es una forma de operar que puede desbloquear nuevos niveles de desempeño, compromiso y bienestar. Esto significa rechazar negocios que quieran convertir cualquier cambio en una iniciativa de mujeres y redoblar nuestros esfuerzos en áreas donde las creencias de nuestros clientes se alineen con las nuestras.

Asumir los errores y crecer a partir de ellos

Todos somos humanos e, inevitablemente, habrá momentos en los que nos equivocaremos. Cometer un error puede sentirse vergonzoso, especialmente cuando no tenés a nadie a quien culpar sino a vos mismo. Dependiendo de lo malo que sea, incluso podrías tener la tentación de renunciar.

Sin embargo, es importante no permitir que un incidente destruya tu confianza o tu creencia de que sos un profesional competente. En lugar de pensar en lo que hiciste mal, considerá la cantidad de cosas que hiciste bien.

Esperar la perfección y castigarte cuando no la lográs es irracional. Mientras seas responsable del error, corrijas lo necesario y hagas las cosas de manera diferente la próxima vez, no hay nada más que puedas pedirte a vos mismo.

“Es difícil de recordar en el momento, pero cada desafío es una experiencia de aprendizaje que te hace más fuerte y resistente como dueño de un negocio”, aconseja Pollak. “Cuento con mi red de compañeros emprendedores cuando ocurren situaciones difíciles. Es probable que no sea el primero en tener esa experiencia y me hace sentir mejor saber que no estoy solo”.

Tratar los contratiempos como temporales, e incluso como una parte esencial del proceso, te ayudará a despabilarte y volver a hacer lo que mejor sabés hacer. Y tal vez en un año o dos incluso recordarás la situación y te reirás.

 

Autor: Alexandra Levit

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella