Cómo convertir las debilidades de tu negocio en fortalezas.

Aprendé a aprovechar las debilidades de tu negocio para convertirlas en oportunidades de crecimiento.

Cómo convertir las debilidades de tu negocio en fortalezas.

Como persona que posee un negocio, la tentación de compararlo con otros puede ser irresistible. Podés mirar a tu alrededor y preguntarte si has tomado las decisiones correctas o si sería mejor seguir las tendencias de la industria.

Cuando hacés estas comparaciones, podrías sentir que tu negocio no está a la altura. Pero ¿y si consideraras lo que percibís como debilidades, en, más bien, un conjunto de fortalezas?

Dirigir un pequeño negocio sin duda puede plantear muchos desafíos. Sin embargo, estos tienen una serie de ventajas ocultas, algunas de las cuales pueden ser pecibidos como debilidades, pero pueden reformularse para impulsar la innovación y el crecimiento.

6 debilidades y fortalezas de los negocios

1. Nadie te conoce.

Ya sea que sea una pequeña o mediana empresa, es probable que muchas personas no conozcan tu marca.

Entonces, ¿cómo puede ser una ventaja la falta de reconocimiento del nombre? Podés posicionarte para servir a tu categoría de una manera única. Por ejemplo, la mayoría de las personas reconocen los nombres de las grandes tiendas, pero es posible que ese no sea su destino para productos de nicho o regalos especiales. Encontrá tu diferenciador específico, celebralo y utilizalo para sobresalir.

2. Te faltan recursos para crecer.

Sé de primera mano lo aterrador que puede ser necesitar efectivo. He luchado para pagar las facturas y he luchado con el deseo de lograr más y la falta de recursos para hacerlo realidad.

Pero la lucha puede inspirar la innovación. La escasez de efectivo puede impulsarnos a encontrar una mejor manera de administrar nuestros procesos y gastos, y estas estrategias pueden convertirse en fortalezas a las que nos apegamos para crecer.

3. Es tu primera vez en la industria.

Cuando no contás con experiencia en la industria, los clientes potenciales pueden mostrarse escépticos. Pero aquí está lo asombroso: vos podés cambiar el juego y traer a la mesa una mejor manera de hacer las cosas. Cuando no seguís las reglas de la vieja escuela, podés posicionarte mejor para desarrollar una solución revolucionaria que entusiasme e inspire a las personas.

4. El personal capacitado están más allá de tu presupuesto.

Es posible que no puedas contratar personas que sean especialistas en la industria para cada función. Pero en algunos casos, contratar a la persona adecuada con la actitud y los valores correctos puede ser tan beneficioso como tener a alguien con un conjunto de habilidades específico. Podés capacitar a alguien en tu proceso siempre que sea adecuado para la cultura de tu negocio. Además, al considerar un equipo remoto, podés expandir en gran medida tu grupo de talentos para encontrar a la persona adecuada.

5. Un producto especializado significa un precio alto.

Si los productos de los demás en la categoría son más baratos que los tuyos, es posible que puedas llegar a sentir ansiedad. Pero ser más caro no es necesariamente algo malo.

Ser la mejor opción en realidad puede significar que has creado un modelo comercial rentable. Los negocios especializados pueden cobrar más dinero y obtener ganancias más fácilmente.

6. La tecnología no es tu mayor fortaleza.

Muchas personas dueñas de negocios se preocupan por su incapacidad para crear sus propios sitios web o comprender el mundo fintech y otros conceptos tecnológicos. Si bien podría hacer parte del trabajo de IT para mis negocios, no lo hago, y no creo que debas preocuparte por tus deficiencias tecnológicas.

Podés contratar a personas que saben más que vos por una fracción de lo que te costaría tratar de absorber todas las opciones tecnológicas más recientes. Tener especialistas que manejen las necesidades tecnológicas puede liberarte para hacer el trabajo general, que puede ser mucho más valioso para el futuro del negocio.

En conclusión

Para convertir las debilidades del negocio en fortalezas, comenzá ejecutando un análisis FODA (Fortalezas, Oportunidades, Debilidades y Amenazas) para tu negocio. Luego, revisá, analizá y reformulá las debilidades como oportunidades para crecer. Hacé que tu objetivo sea contratar un equipo para compensar las áreas en las que te falta para mantenerte enfocado en el panorama general.

 

Autor: Mike Michalowicz

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsletter Business Class

No hagas negocios sin ella