Basura, tesoros y negocios: las empresas del reciclado

La tendencia que refleja un cambio de postura con respecto al cuidado del medioambiente. Las empresas que apostaron a sus convicciones sin dejar de lado la rentabilidad. Un negocio para valientes, lleno de recursos por conquistar.

Basura, tesoros y negocios: las empresas del reciclado

En 2011, en la Argentina se derrocharon 228 kilos de oro, equivalentes a US$ 12,5; 1.750 kilos de plata (US$ 1.9 millón) y 81.000 kg de cobre (que significan US$ 664.200); esto constituye un total de US$ 14.981.680. Si bien no son todas, cada vez más empresas incursionan sistemas de reciclaje que, además de imponerse como un hábito que beneficia al medioambiente, puede llegar a ser una insospechada fuente de ingresos monetarios. Los principales residuos que se arrojan son desechos alimenticios, plásticos, papeles y cartones que, cuando se los recicla, generan importantes retribuciones monetarias para quien haya adquirido el hábito.

En un informe realizado por la Universidad de las Naciones Unidas (UNU), de donde sugen las cifras mencionadas anteriormente, la Argentina registra por habitante 7 kilogramos de ‘e-waste’ o residuo tecnológico, posicionándose como la quinta de mayor consumo a nivel regional, encabezando Chile con 9,9 kilogramos. En relación a esto, la gestión de residuos se viene desarrollando como nuevo concepto y posicionamiento en los mercados conocida como la “sociedad del reciclado”, en donde los negocios trabajan en conjunto con la conciencia para con el medioambiente.

En los últimos años nacieron empresas dedicadas a implementar desarrollos pensados para el reciclaje desde un punto de vista ‘ganar-ganar’, llamados de logística inversa. La logística inversa, se encarga de la recuperación y reciclaje de basura interviniendo desde el punto de consumo hasta el punto de origen con el objetivo de recuperar el valor de los materiales o asegurar su correcta eliminación. Empresas como Loop y Reciclarg han sabido combinar estas dos áreas y reconociendo que los residuos ya no son una molestia, sino una oportunidad para generar ingresos. Cuantan su experiencias a Multitaskers.

El eterno retorno

“Todas las empresas pueden y deben reciclar”, comenta Néstor Santa Ana, Socio Gerente en Loop, una empresa de amigos y socios con 20 años de experiencia en logística: “Hoy la sustentabilidad es vista como un diferencial, pero como dueño de un negocio” y agrega que “uno la debe ver como algo necesario para la sustentabilidad de su propia empresa”. La empresa de logística inversa hoy trabaja con el Grupo Fast Track, compañía que brinda hace más de 10 años soluciones logísticas integrales en Argentina, China y EUA.

En Argentina se recicla cerca del 10% del total de RAEE generado. “Hay materiales que no se pueden tratar en el país, como es el caso de las plaquetas que deben ser exportadas para su correcto tratamiento, recuperando materiales preciosos como oro, plata, cobre”, aclara Andrea Nallim, Gerente en Capacitación de la empresa mendocina Reciclarg, un emprendimiento familiar surgido en 2008 dedicado al reciclaje tecnológico. Con respecto a los RAEE (Residuos de Aparatos Electrónicos y Eléctricos) “los componentes se separan por material (plástico, chatarra liviana, plaquetas, etc.) y se entregan a otras industrias que trabajan esos materiales convirtiéndolos en otros productos”, explica brevemente acerca de los usos que pueden hacer las empresas de sus residuos.

En el caso de los residuos electrónicos “pueden dar de baja a sus aparatos electrónicos y eléctricos que no funcionan más para su posterior reciclaje amigable con el medioambiente y evitar contaminar la comunidad en donde ésta inserta. El 50% de estos residuos están arrumbados en oficinas, hogares, entes públicos o depósitos, más del 40% se entierra o se descarta en basurales y rellenos y cerca del 10% ingresa en esquemas informales o formales de gestión de residuos.

¿Basura o tesoros?

Parecería ser un paradigma, una forma de ver las oportunidades. “Hoy en día, y en especial en Argentina, aunque por suerte cada vez menos, se sigue viendo al reciclado como un gasto en lugar de una inversión”, reflexiona Santa Ana, Socio Gerente de Loops quienes en 2014 facturaron $1.000.000. Entre los aparatos electrónicos que más se utilizan a diario, los teléfonos celulares y las computadoras son los que poseen la tasa más alta de reciclado. Más del 90% de sus partes pueden ser recicladas ya que son fáciles de desensamblar, reutilizar y reciclar. “El beneficio inmediato percibido es la diferenciación tanto hacia afuera como hacia adentro de la empresa. Hoy la gente quiere trabajar en una empresa que cuida el medioambiente”.

“El beneficio es contribuir a reducir costos de almacenamiento, poder mostrar la trazabilidad de sus residuos si certifican ISO y además generar un ambiente sustentable dentro de su empresa y una imagen positiva para sus clientes”, describe Nallim con respecto a los beneficios obtenidos por aquellas empresas que se animan a reciclar. La experiencia de Néstor Santa Ana dice que “la mayoría de las empresas reciclan o tratan sustentablemente sus residuos industriales. Muchas reciclan sus residuos de oficinas comunes (papel, PET, aluminio, entre otros). Solo algunas, y son generalmente las grandes, reciclan sus residuos peligrosos de oficina (tóners, lámparas fluorescentes, aparatos en desuso, pilas/baterías, entre otros)”.

Amigos del recambio 

Las empresas de reciclado o logística inversa incursionan cada vez más en soluciones creativas, ya que, como cuenta el Socio Gerente de Loop “nuestro país, a diferencia algunos países, se enfrenta con los problemas de volúmenes que no permiten generar grandes inversiones en tecnologías aplicadas a la reciclabilidad de los distintos productos o materiales”.

Si bien Argentina no sobresale la cultura de reciclado, cada vez más empresas comienzan a comprobar los resultados de una buena estrategia. Tanto Loop como Reciclarg, además de ser reconocidas con premiaciones y menciones, también pisan fuerte con respecto a sus clientes: “Nuestro cliente Nestlé Nespresso es una de las pocas empresas que va más allá y se encarga de reciclar los residuos que se generan a partir del consumo de sus capsulas. En este caso nosotros le proveemos una solución ‘end to end’ que incluye la logística inversa y la separación del café y el aluminio que luego se convierte en compost y nuevos productos de aluminio”, comparte el experto en logística y socio de Loop.

Los nuevos paradigmas en reciclado cobran fuerza cuando se suman las nuevas tecnologías, o como dice la Gerente de Capacitación de Reciclarg, “la población ha tomado conciencia a través de los años y empieza a entender que hay que ser responsable en la generación de residuos. Igualmente, venimos realizando concientización a la comunidad para que esto suceda y acompañar este proceso”.

Anibal Parera

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella