5 tendencias tecnológicas que impulsan el negocio del Agro

Los drones, la robótica, la tecnología satelital, los ‘grandes datos’ y el comercio electrónico están generando una disrupción sin precedentes entre los productores agrícolas y ganaderos. Cuáles son las últimas aplicaciones tecnológicas.

5 tendencias tecnológicas que impulsan el negocio del Agro

Los avances tecnológicos generan no sólo la ruptura de ciertas barreras sino también la posibilidad de desarrollar ciertos espacios que antaño se mostraban improductivos. En una coyuntura social y económica que tiende a la búsqueda del perfeccionismo y optimización de rendimientos, estas tecnologías encuentran tierra firme para ganarse un lugar. El rubro del Agro es un ejemplo claro que permite ilustrar estos mecanismos de adhesión a las nuevas tecnologías y su posterior aplicación a la hora de trabajar la tierra.

Durante el 2017, el globo entero se preocupó e invirtió en tecnologías agropecuarias, con montos de fondos destinados a financiar estos emprendimientos que doblegaron los de los dos años anteriores, alcanzando una cifra de unos US$ 700 millones en compañías que desarrollan esta clase de tecnologías y superando con creces los US$ 332 millones del año 2016. Carlos Di Bella, director del Instituto de Clima y Agua del INTA, considera que “la inclusión de estas tecnologías en el Agro ha revolucionado de manera significativa la cantidad y calidad de datos que se pueden adquirir de nuestros agro-ecosistemas, así como la forma en que podemos transformar esos datos en información de calidad.” Así, encontramos cinco tendencias tecnológicas actuales que se implementan en el Agro y consiguieron cambios sustanciales en la forma de trabajar y en materia de resultados.

 

1) Drones

La inclusión de estos pequeños aparatos flotadores en el sector resulta de mucha utilidad y brinda beneficios diversos.  Por ejemplo, su uso para mapeo de lotes con sensores NDVI que leen el índice verde de los cultivos para determinar la falta de nutrientes por sectores. Por otro lado, también son utilizados para determinar la presencia de malezas a partir de cámaras infrarrojas que reciben distintas ondas de luz en los espectros infrarrojos. Otorga la posibilidad de fumigar más eficientemente en zonas peligrosas y permite disminuir la cantidad de productos químicos aplicados en la agricultura, ahorrando tiempo de aplicación y reducción de costos.

Diversas entidades relacionadas con el mundo del Agro imparten cursos de capacitación sobre el uso de drones, por ejemplo, el INTA.  Sin lugar a dudas, la utilización de drones para las industrias es uno de los fenómenos que ha crecido sobremanera y continúa en alza, constituyendo un mercado de US$ 217 mil millones por año, según cifras de la industria.

 

2) Big Data

Las aplicaciones y plataformas que almacenan grandes cantidades de información no sólo han revolucionado la vida privada sino que han suscitado ventajas enormes para el trabajo de la tierra mediante la optimización de los procesos. Los beneficios son varios: información de las condiciones climáticas, el estado del suelo, los cultivos plantados y ahorrar recursos naturales durante la producción. Además, presta soluciones a interrogantes críticos como, por ejemplo, saber cuántas semillas se usan, el tipo de suelo en el que se realizará la siembra, la cantidad exacta de insumos que se necesitan en cada ambiente. También permite detectar anomalías en los cultivos, plagas y enfermedades.

La inversión en esta clase de tecnología se ha acelerado en demasía, con ejemplos como el de Monsanto que compró The Climate Corporation por un valor de US$ 1.000 millones, una plataforma de pronósticos climáticos. Otro caso similar es el de Dupont Pioneer que adquirió Granular por US$ 300, una start-up que creó un software para el agro. Por otro lado, hay numerosos ejemplos de emprendedores argentinos que han creado plataformas y aplicaciones de información y procesamiento de datos vinculadas al Agro: BoosterAgro, Auravant, Kilimo y Sismagro, entre otras.

 

3) Tecnología satelital

Entre las variantes de beneficios que tiene este tipo de tecnología, se puede soslayar la capacidad de obtener la superficie cultivable de la hectárea, calcular el margen bruto y la visualización de los rendimientos agrícolas. Permite obtener información sobre deficiencias nutricionales, compactación de suelos, problemas causados por nieve y lluvias, daños por pestes, pérdidas en la aplicación de fertilizantes y realizar un zoneamiento de áreas para cultivo.

En relación con esto, el doctor Di Bella remarca: “Estas tecnologías no sólo pueden mejorar los rendimientos obtenidos o la eficiencia en el uso de los insumos y recursos utilizados, sino que además permiten anticiparte o evaluar riesgos”. Conforme el especialista, es en este último sentido que se obtienen los indicadores más altos de mejora.

 

4) Robótica

Forman parte de esta cuarta tendencia todos los aparatos que son programados para realizar funciones específicas: robots para pastoreo, para cultivos en surco, para árboles frutales, tractores autónomos controlados desde una tablet o laptop por su dueño, sembradores de densidad y fertilización variable.  Carlos Di Bella asegura que “algunas estadísticas muestran que la Argentina se encuentra entre los 5 primeros puestos a nivel mundial en cuanto a la adopción y la fabricación de tecnologías asociadas a la agricultura de precisión”. Sin ir más lejos, el Grupo Agco tuvo un rol preponderante durante Agritechnica el año pasado con la presentación de una cosechadora, una suspensión de regulación automática, un tractor eléctrico y un sistema robotizado de siembra.

 

5) Comercio electrónico

El proceso de la compra-venta puesta al servicio de los rieles de internet es otro de los fenómenos que se ha instalado también en el rubro del Agro. Un caso paradigmático es del de Agrofy, el mercado online del agro, donde se pueden encontrar maquinarias, rodados, infraestructura, insumos y demás. Se puede citar también el ejemplo de Bioceres Semillas y Agroads, que se asociaron para la comercialización de insumos agropecuarios.

Respecto a innovaciones tecnológicas durante el último año en Argentina, Carlos destaca lo que se ha desarrollado en el INTA en materia de aplicaciones para teléfono móviles. Entre ellas, SEPA Móvil y SEPA Precipitaciones. “Ambas permiten integrar información climática. agrometeorológica y de suelos para la toma de decisiones en el Sector Agropecuario”, subraya el ingeniero. Por su parte, comparte que "sus expectativas para este año es incorporar en las aplicaciones la intervención activa de los usuarios como proveedores de datos y mejorar permanente de la información territorial.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella