3 objetivos financieros esenciales para cualquier negocio.

Establecer metas financieras es crucial para el éxito financiero y requiere comprender tres componentes del conocimiento, la gestión y la perspectiva financiera.

3 objetivos financieros esenciales para cualquier negocio.

¿Qué son los objetivos financieros? Básicamente, los que establecés para cumplir tus metas financieras. Estos te dan una razón para trabajar más duro y te ayudan a mantener la motivación.

El conocimiento financiero es la clave para hacer progreso financiero. Si es tu negocio, es tu dinero. Saber todo lo que puedas acerca de este dinero, tu dinero, es primordial.

Cómo establecer metas financieras

La mayoría de las personas tienen una idea de lo que les gustaría lograr financieramente, pero no siempre saben cómo establecer metas realistas. Los objetivos financieros deben ser específicos, medibles, alcanzables, realistas y oportunos.

3 objetivos financieros esenciales para cualquier negocio

¿Cuántas veces has escuchado estos dichos financieros?

  • No gastés más de lo que ganás
  • Mantené tus gastos generales bajos
  • Evitá gastos innecesarios
  • Tratá de aumentar tus márgenes de ganancias

El asesoramiento financiero para las personas dueñas de negocios es fácil de conseguir, pero a menudo se puede perder el panorama general, los objetivos financieros generales que deberían guiar la forma en que construimos y gestionamos nuestros negocios.

Así que aquí hay tres objetivos financieros que quizás no hayas escuchado.

Prime objetivo: Obtené conocimiento financiero

Delegar es una gran idea. Si la contabilidad no es lo tuyo, esa puede ser una de las primeras áreas que subcontratés. Como líder de equipo, debes estar al tanto de lo que sucede financieramente, saber adónde va tu dinero y qué estás haciendo con él.

No, no tenés que llevar los libros tú mismo. Pero sí necesitás revisar los libros, los presupuestos, controlar los proyectos y hacer lo que sea necesario para saber dónde está el dinero.

Segundo objetivo: Aprender sobre gestión financiera

Administrar tu dinero significa hacer que tu dinero te consiga más dinero. Nunca lo dejes sin hace nada dentro del banco. Tu dinero siempre debe estar trabajando para vos. Ponelo en una cuenta de inversión, un fondo mutuo o una cuenta de ahorros que genere intereses. Hacé préstamos y ganá intereses de esa manera.

Solo se necesita un poco de tiempo de tu jornada laboral para administrar tu dinero; no es un rol activo que debes cumplir todos los días. Es algo que configurás y verificás.

Tercer objetivo: Ganar perspectiva financiera

Ve tu dinero por lo que es: un medio para un fin. El dinero es una herramienta. No es bueno; no es malo. No es el pináculo del logro tener mucho, y no es la profundidad del fracaso total tener poco. El dinero va y viene. Está destinado a fluir, no a estancarse. Un negocio próspero tiene dinero que entra y dinero que sale.

Mantener esta perspectiva es difícil cuando el dinero es escas, pero es importante invertir en sistemas y herramientas que te ayudarán a satisfacer las necesidades de tus clientes de manera efectiva. Cuando detenés el flujo de dinero, tu negocio se viene abajo. Evitá que el dinero fluya y el negocio se estancará. Si no sale dinero, significa que no estás creciendo ni mejorando tu negocio. Tus clientes pronto se darán cuenta y el dinero dejará de llegar.

No dejes que fluya más dinero del que ingresás, pero déjalo fluir. Y sí, por todos los medios, evitá los gastos innecesarios, pero no evités las inversiones necesarias en tu negocio.

Si deseas que tus clientes valoren tu negocio, primero debes valorarlo vos mismo.

¿Qué son los objetivos financieros SMART?

SMART es un acrónimo que significa Specific, Measurable, Achievable, Realistic y Timely Específico, Medible, Alcanzable, Realista y Oportuno. Aquí hay un desglose de cada componente:

Específico: Cuando establecés un objetivo financiero, debes ser específico sobre lo que deseas lograr. Las metas vagas como "ahorrar más dinero" o "salir de la deuda" no van a ser suficientes.

Medible: Un objetivo que es medible se puede cuantificar para que puedas realizar un seguimiento de tu progreso. Por ejemplo, una meta de “ahorrar $100,000 al final del mes” es mucho más medible que “ahorrar dinero”.

Alcanzable: Tu objetivo debe ser algo que puedas lograr. Si tu objetivo es demasiado elevado, es probable que te desanimes y te rindas.

Realista: Además de ser alcanzable, tu objetivo también debe ser realista. Debes considerar tu situación financiera actual y establecer una meta que sea factible. Por ejemplo, si actualmente tenés deudas, una meta realista podría ser “pagar $500,000 de deuda dentro de los próximos dos años”.

Oportuno: Un objetivo sin un cronograma no es realmente un objetivo en absoluto. Para mantenerte motivado, debes establecer una fecha límite para vos.

Si deseas tener éxito en el logro de tus metas financieras, debes asegurarte de que sean SMART - INTELIGENTES.

Establecer metas financieras es importante porque te permite tener una idea clara de lo que querés lograr financieramente. Sin una meta, puede ser difícil mantenerte motivado y al día con tus finanzas.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsletter Business Class

No hagas negocios sin ella