10 términos contables básicos que todo empresario debe conocer.

Administrar las finanzas de tu negocio puede ser difícil si no estás familiarizado con la contabilidad básica. Aprendé estos 10 términos contables básicos para aumentar tu conocimiento sobre terminología contable en tu negocio.

10 términos contables básicos que todo empresario debe conocer.

 

Si deseás convertir tu negocio en una organización próspera, debes comprender algunos principios clave. Eso a menudo comienza con el aprendizaje de términos básicos de contabilidad.

“Al principio, la mayoría de los dueños de negocios tienen que ser expertos en todas las áreas”, dice Rob Stephens, CPA, fundador de CFO Perspective, una firma de administración financiera para pequeñas empresas en Spokane, WA. “A medida que crecen, tomarse el tiempo para aprender contabilidad básica puede ayudarlos a tomar mejores decisiones financieras”, dice.

Estos 10 términos contables definen algunos conceptos básicos de contabilidad empresarial y pueden brindar a los dueños de negocios los conocimientos que necesitan para mantener sus operaciones funcionando sin problemas. Tené en cuenta que esta lista es solo para fines informativos. Asegurate de consultar con un contador matriculado antes de tomar cualquier decisión financiera.

Los 10 Términos Contables Básicos

1. Flujo de efectivo

El flujo de efectivo es un vistazo de la cantidad de efectivo que entra y sale del negocio en un momento dado. Es un cálculo de todo el efectivo recaudado y gastado en operaciones, inversiones y financiamiento. “Es importante estar al tanto del flujo de efectivo para programar las compras”, dice Ric Sinordo, CPA, director ejecutivo de Modern CPA Group, una firma de contabilidad en Atlanta.

Recomienda revisar los estados de flujo de efectivo mensuales y anuales para identificar tendencias, establecer metas y predecir los flujos y reflujos que se avecinan. Recordá, no importa cuán rentable seas, si no tenès el efectivo para cubrir tus gastos, tendrás problemas, advierte. “La razón principal por la que los negocios cierran es porque se quedan sin efectivo”.

2. Pronóstico de flujo de efectivo

La comparación de los estados de flujo de efectivo anteriores con los ingresos y gastos proyectados permite a los negocios estimar la cantidad de dinero que se moverá a través de este en un período de tiempo futuro. Podés usar ese pronóstico para crear escenarios basados en nuevos proyectos o inversiones, o para determinar cuándo invertir en el negocio, pagar deudas o pagarte a vos mismo, dice Stephens. Sugiere hacer pronósticos de flujo de efectivo al menos una vez al año, y más a menudo si el flujo de efectivo es limitado.

3. Costo marginal

El costo marginal es la diferencia en la ganancia que obtenés al vender una unidad más. Podés encontrarlo dividiendo el costo total de producción por la cantidad de productos que deseás fabricar y comparando los resultados. “Conocer tus costos marginales te ayudará a determinar si fabricar más artículos será rentable”, dice Stephens. Tené en cuenta que, si bien aumentar la producción puede reducir el costo por artículo, también podés requerir la contratación de nuevo personal, la expansión de las operaciones o la inversión en nuevos equipos, lo que puede alterar el resultado.

4. Estado de resultados

Un estado de resultados detalla el beneficio neto que obtiene un negocio en un período de tiempo, basado en todos los ingresos menos todos los gastos. Es un punto de referencia útil para el rendimiento y la comprensión de las ganancias.

5. Estado financiero

Un estado financiero es una colección de todos los informes que documentan cada transacción financiera que ha realizado un negocio. Incluye el balance general, las pérdidas y ganancias (P&L) o el estado de resultados y los estados de flujo de efectivo. Un estado financiero es una herramienta valiosa para comprender exactamente cómo le está yendo a tu negocio.

6. Utilidad bruta y neta

La ganancia bruta es la ganancia que obtenés después de restar el costo directo de producir un producto o servicio. Por ejemplo, si fabricás velas por $60 y las vendés por $300, tu ganancia bruta es de $240. La ganancia neta es la cantidad de ingresos que le queda a un negocio después de pagar todos los demás gastos, incluidos los salarios, el alquiler, los pagos de deudas, las facturas y otros costos operativos. “Muchas veces los dueños de negocios confunden la ganancia bruta con la ganancia neta”, advierte Sinordo. Comprender la diferencia te ayudará a fijar el precio de tus productos o servicios de manera adecuada y garantizará que tu negocio sea realmente rentable.

7. Balance General

Un balance registra el historial financiero del negocio en tres categorías:

•           Activos, incluyendo propiedad, equipo y vehículos

•           Pasivos, incluidas deudas, préstamos y cualquier compra a crédito

•           Patrimonio del propietario, que es el valor de cualquier activo que pueda ser reclamado por los propietarios

8. Contabilidad de acumulación

Este método de contabilidad realiza un seguimiento de los ingresos y los gastos en función de cuándo se incurren en lugar de cuándo se pagan (contabilidad de caja). Por ejemplo, si completás el trabajo en diciembre, facturás el trabajo en enero, pero no recibís el pago hasta febrero, todavía se informa como ingreso en diciembre. “Es mucho más preciso que la contabilidad de caja para evaluar la rentabilidad y la prueba de valor a largo plazo”, dice Stephens.

9. Tasa de quemado

La tasa de quemado es cuánto tiempo podés cubrir tus costos operativos utilizando el efectivo que tenés sin obtener ganancias. Esta es una medida importante para los nuevos negocios que están financiándose ellos mismo o que reciben capital de riesgo para hacer crecer el negocio, dice Stephens. “Te dice cuánto tiempo podés sobrevivir hasta que seas autosuficiente o hasta que necesites buscar otra ronda de financiación”.

10. Análisis del punto de equilibrio

Este es el punto en el que los ingresos coinciden con los gastos del negocio o de un producto o servicio específico. Un análisis de punto de equilibrio puede ayudarte a comprender tu tasa de quemado y comprender cómo las decisiones de fijación de precios afectarán tu capacidad para lograr la rentabilidad.

Conocer estos términos contables básicos puede ayudarte a mantener y comprender tus registros financieros. Considerá tener a mano un glosario de definiciones de contabilidad, para que puedas consultarlo cuando sea necesario. Con un poco de tiempo y esfuerzo, podés familiarizarse con la terminología contable.

 

Autor: Sarah Fister Gale

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsletter Business Class

No hagas negocios sin ella