10 consejos para contar tu historia.

¿Sabés lo que hace una buena historia? Aprendé a contar tu historia de una manera que resuene con tus clientes, colegas y más allá.

10 consejos para contar tu historia.

El storytelling es una de las herramientas más poderosas en tu kit de herramientas de comunicación empresarial. Ya sea que estés tratando de posicionar tu marca en un mercado saturado, con el objetivo de inspirar a las partes interesadas con tu visión y valores, o simplemente vendiendo tus productos o servicios, el storytelling debe usarse en todo tu negocio. Después de todo, ¿a quién no le gusta una buena historia?

Según Michael Margolis, director ejecutivo y fundador de la empresa de capacitación en narración Get Storied, las historias son más que entretenimiento: en realidad son "tu moneda definitiva" en los negocios.

“Estás negociando con tu historia. Es por eso que la gente compra tu mensaje o producto, o incluso te contrata para hacer un trabajo”, dijo.

Aquí hay 10 consejos para contar historias poderosas para que tu voz se eleve por encima de la multitud.

1. Mantenelo simple

Algunas personas dueñas de negocios asumen que las historias son complicadas y que escribirlas es casi imposible. Nada más lejos de la verdad. En esencia, una estructura de historia efectiva es simple: quién, qué, cuándo, dónde y por qué. Lo más importante, es ser honesto y hablar desde el corazón.

2. Contá la historia de tu equipo

Levantá todas las voces de tu organización para contar su historia. Formar a todos para que comprendan la historia de la empresa y comuniquen claramente sus valores. Hacé que la gente se entusiasme con contarlo.

3. Definí tu 'por qué'

Tu historia necesita una conclusión clara. ¿Cuál es el propósito? Una historia sin un mensaje no te llevará muy lejos en los negocios. En algunos casos, tu historia puede incluso inspirar acción. ¿Qué querés que haga la gente después de escuchar tu historia?

4. Mantené los detalles básicos

Debido a que muchas historias se sienten personales, podemos terminar incluyendo demasiados detalles: Comenzá elaborando tu historia sin detenerte a editar. Esto ayuda a sacar las ideas de la cabeza. Luego dejalo reposar durante al menos un día. Revisalo con nuevos ojos y comenzá a editar. ¿Todos los elementos realmente ayudan a impulsar tu punto? Eliminá todos los detalles superfluos, manteniendo suficiente contexto para ayudar a las personas a ver tu 'por qué'.

5. Usá el diálogo

Tratá de incluir el diálogo en tus historias. Esto hace que las historias sean más personales, animadas y fáciles de seguir. De hecho, el diálogo "hace que se iluminen regiones cerebrales adicionales en el cerebro de los oyentes", dice el consultor de desarrollo de liderazgo Ron Crossland. Esto significa que prestarán más atención a lo que decís.

6. Mejorá tus habilidades

Muchos de nosotros pensamos que somos narradores natos, pero como la mayoría de las cosas, esto mejora con la práctica. Si necesitás ayuda para comenzar o llevar tu narración al siguiente nivel, consultá la colección de charlas sobre narración de cuentos de TED o los eventos y el podcast de The Moth.

7. Coleccioná historias

Como persona dueña de negocio, un repertorio de historias puede ayudarte a conectar sin problemas con nuevas personas. Estos pueden incluir historias sobre quién sos vos como persona o líder y los valores que te impulsan. ¿Cuáles son algunas historias que muestran tu 'por qué' en acción? Guardá algunas de esas para luego.

8. Mantenete social

Compartir historias breves que brinden una mirada detrás de escena de tu vida laboral, la dinámica del equipo o lecciones inspiradoras puede ser una gran herramienta para conectar con colegas antiguos y nuevos. Las redes sociales lo hacen más fácil que nunca. No tenés que sentirte presionado para publicar todos los días, pero hacelo de forma regula ayudará a atraer a tu audiencia.

9. Sé vulnerable

Las historias que tienen más impacto son las personales. La vulnerabilidad puede ayudarte a conectarte más profundamente con los demás. Cuando contés una historia, hablá con tu propia voz. Usá un lenguaje coloquial y hablá desde el corazón.

10. No lo leas, contalo

Dedicá el tiempo que sea necesario para practicar cómo contar tu historia. Puede que no sea siempre perfecto, pero nadie espera la perfección. De hecho, cualquier falla o error puede mejorar el estado de ánimo y ayudar a tu audiencia a sentirse más cómoda.

En conclusión

Las historias pueden educarnos, inspirarnos e incluso cambiar mentes y actitudes. Una historia auténtica y bien contada puede hacerte más confiable y alentar a otros a conectarse con vos.

 

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsletter Business Class

No hagas negocios sin ella