Por qué cada vez más pymes se certifican

Lograr contratos con grandes empresas y exportar más son algunas de las explicaciones para adherir a estándares internacionales de calidad. Para los expertos, sin embargo, es una apuesta que tiene excelente resultados en el largo plazo.

Por qué cada vez más pymes se certifican

El crecimiento y desarrollo de miles de pymes argentinas durante la última década trajo aparejado un aumento en la emisión de certificaciones de sus sistemas de gestión, vinculado a la necesidad de ser más eficientes y lograr una mayor calidad de sus procesos. Multitaskers consultó a un grupo de especialistas sobre el tema, según las cuales los cada vez más líderes de pymes entienden que es la mejor manera de estandarizar los procesos de la organización para poder controlarlos y medirlos objetivamente.

Según los expertos, certificar tiene un impacto positivo en la imagen de la organización, generando confianza en los clientes al trabajar acorde a una norma aceptada internacionalmente. “A su vez, muchas empresas requieren determinadas certificaciones para acceder a los mercados internacionales o para ser proveedores de determinadas industrias a nivel local”, destaca Estefanía Molina, ingeniera industrial de UTN y auditora líder de la norma ISO 9001 en varias industrias de la consultora TÜV Rheinland Argentina.

"Ser ineficiente es muy caro. Cada vez más caro."

Por su parte, Mario Font Guido, presidente de MFG Consultores, determina que el incremento en la cantidad de pymes certificadas es multicausal: “Las cadenas de valor generan situaciones que empujan a las organizaciones a adecuarse a exigencias en este sentido. Es un tema de lógica, ya que el que elige proveedor y tiene diferentes ofertas selecciona al que más calificado está”. Además, añade, “se exige que el otro demuestre sus competencias y hay un fuerte incremento de exigencias públicas nacionales e internacionales de cumplimientos normativos que del sistema ISO pasan directamente a incorporarse al sistema de contralor público”.

En el mismo sentido, Luis Piacenza, consultor sobre el tema en Crowe Horwath, está de acuerdo con la idea del crecimiento al decir que “hay un aumento sostenido de las certificaciones de sistemas de gestión ISO9001 desde hace muchos años”. De todas maneras, advierte, en diálogo con Multitaskers, que hay que ser cuidadosos porque muchas veces “hemos visto que se han envuelto en burocracias innecesarias. Nosotros hemos tenido que trabajar en simplificar muchos sistemas de gestión que estaban mal planeados. Para eso hay que diseñar los sistemas con creatividad y prestando mucha atención a las necesidades y posibilidades del cliente”.

Las certificaciones más comunes

Tanto Mario Font Guido como Luis Piacenza destacan que las certificaciones más comunes que implementan las pymes dependen de las características de la empresa, de la cadena de valor de la que es parte y del sector. Para Estefanía Molina, “la norma ISO 9001 para Sistemas de Gestión de la Calidad es la que más se aplica”. Explica que ésta brinda herramientas para determinar las necesidades del cliente, establecer los procesos en función de ellas y luego medir los resultados de forma tal que se pueda actuar sobre los desvíos o las necesidades de mejora que se detecten.

Luego, le siguen, según Molina, ISO 14001 para Sistemas de Gestión Ambiental (que brinda herramientas para gestionar el delicado equilibrio entre el mantenimiento de la rentabilidad y la reducción del impacto medioambiental) y OHSAS 18001 para Sistemas de Salud y Seguridad Ocupacional. Este último ofrece herramientas para establecer e implementar de forma efectiva las políticas de seguridad en el trabajo y para asegurar en forma objetiva e independiente a las partes interesadas que se cumple con los requerimientos legales.

Dependiendo el rubro, Molina detalla que la empresa puede requerir la implementación de otros sistemas de gestión certificables, como ISO 20000 para TI, ISO 27001 para Seguridad de la Información o ISO 22000 para alimentos, entre otras.

¿Por qué le conviene certificar?

“En el corto plazo, puede ser por acceso a barreras no arancelarias, incluso internas. En el largo plazo un sistema bien implementado tiene claras ventajas de costos de no calidad y reducción de gastos de mala gestión. En el largo plazo, es donde se ve la diferencia entre un sistema burocrático y otro que está enfocado en la estrategia”, determina el consultor de Crowe Horwath
Para la ingeniera industrial de UTN y auditora líder de la norma ISO 9001, “la certificación es una carta de presentación de la empresa para posicionarse en el mercado, le brinda a las pymes ventajas competitivas, por lo que debe ser considerado como una inversión y no como un gasto”.

Con este punto coincide Mario Font Guido, al afirmar que se revaloriza el servicio como componente esencial de competitividad y la valorización del personal como prestador del mismo. “El otro gran tema es que aportan la garantía del conocimiento necesario para la sustentabilidad de la empresa, la idea de eficiencia, el sentido de la eficacia y mejora de la imagen pública”, acota.

Impacto en la rentabilidad

En síntesis, Font Guido dice que la experiencia de años y de más de dos millones de organizaciones y millones de productos enseñan su virtualidad. Es que está demostrado que las organizaciones y sus productos mejoran: “Ser ineficiente es muy caro. Cada vez más caro. Y eficiencia e ineficiencia están vinculados a la gestión de recursos y estos son los puntos que directamente abordan estos sistemas de calidad”.

“La certificación es una carta de presentación de la empresa para posicionarse en el mercado, le brinda a las pymes ventajas competitivas, por eso es una inversión y no un gasto.”

En relación a la eficacia, Luis Piacenza explica que “hay evidencias claramente atribuibles a mejora en los niveles de desempeño de Recursos Humanos, reducción de desperdicios, de reclamos, de costos reputacionales que claramente tienen impacto en la rentabilidad.”

“La implementación de un sistema de gestión de la calidad permite identificar acciones para la optimización de costos, mejorar el desempeño y la productividad, orientando los esfuerzos al logro de los objetivos”, concluye Estefanía Molina.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella