Flujo de caja y ganancias: Todo lo que necesitás saber

Comprender la diferencia entre tu flujo de caja y tus ganancias puede marcar una gran diferencia al medir las finanzas de tu empresa.

Flujo de caja y ganancias: Todo lo que necesitás saber

Para los pequeños negocios, el efectivo es lo más importante. “Si no tenés flujo de caja, no podrás mantener tu negocio a flote”, dice Marty McCaffrey, fundador de Ledger General, una firma de servicios de contabilidad, impuestos y asesoría en Chicago. Pero, al mismo tiempo, el flujo de caja por sí solo no prueba que una empresa esté obteniendo ganancias.

Aquí es donde muchos negocios cometen errores. “Muchos dueños de negocios asumen que todo el flujo de caja es una ganancia”, dice McCaffrey. "Pero el flujo de caja y las ganancias no son lo mismo".

Comprender la diferencia entre el flujo de caja y las ganancias podría salvar tu negocio.

¿Cuál es la diferencia entre el flujo de caja y las ganancias?

El flujo de caja se define como la diferencia entre las cantidades de efectivo que entran y salen de tus cuentas durante un período de tiempo determinado. El flujo de caja se obtiene mediante un estado de flujo de caja, documento que registra todas las fuentes de efectivo recibidas y gastadas durante ese tiempo.

El estado de flujo de caja debe organizarse en tres categorías:

  • Efectivo de operaciones: Incluye todos los ingresos generados y todos los gastos operativos.
  • Efectivo de inversión: Incluye cualquier efectivo adquirido o utilizado para la compra o venta de activos u otras inversiones.
  • Efectivo de financiación: Esta sección cubre el flujo de efectivo relacionado con las transacciones de financiamiento a largo plazo, incluyendo la venta o recompra de acciones del negocio y el pago de las deudas.

La suma de las tres categorías da como resultado el flujo de caja de tu negocio para ese período.

¿Por qué es importante el flujo de caja?

“El flujo de caja se utiliza para determinar qué tan bien la empresa administra su efectivo a corto plazo y qué tan bien puede pagar sus facturas”, dice Robert Allman, copropietario de ABCD Accounting.

Al monitorear el flujo de caja los dueños de negocios pueden identificar tendencias, alinear sus pagos con los flujos y reflujos y evitar tomar  decisiones financieras que puedan tener resultados negativos.

Por ejemplo, si los estados de flujo de caja muestran que tu negocio siempre cuenta con poco de flujo de caja en abril, podrías depositar efectivo adicional o pagar las facturas anticipadamente para cubrir esa brecha.

Sin embargo, el flujo de caja no es el único indicador de la salud financiera de tu negocio. En muchos casos, los pagos se realizan meses después de que se fabrican y venden los bienes o se prestan los servicios. De manera similar, las compras realizadas a crédito no afectarán tu flujo de caja de inmediato, pero afectarán tu flujo de caja futuro.

La rentabilidad de una empresa, cuando se analiza en combinación con el flujo de caja, proporciona una imagen más clara y precisa de su salud financiera. También proporciona los datos necesarios para comprender cómo convertir las ganancias en flujo de efectivo.

¿Cuál es la diferencia entre las ganancias brutas y netas?

La ganancia bruta es el ingreso que obtenés de un producto o servicio específico al restar el costo de producir ese bien de los ingresos que te produjo. Si una remera cuesta $500 fabricar y la vendés por $1,500, tu ganancia bruta es de $1,000.

La ganancia bruta es una herramienta útil para ver cuáles de tus productos o servicios son más rentables, cuántas ganancias obtenés de estos productos y en qué parte de tu negocio se generan o se pierden ingresos.

La ganancia neta se determina calculando tus ingresos brutos durante un período específico y luego restando todos los costos operativos, incluyendo el costo de los bienes vendidos, la nómina, el alquiler, los servicios públicos, los impuestos, los reembolsos de préstamos y cualquier otro gasto.

Cómo calcular el márgen de ganancias

El margen de ganancias netas de una empresa es el porcentaje de ganancias que obtiene de la venta de todos los bienes y servicios, después de restar todos los costos. Podés determinar el margen de ganancias dividiendo la ganancia neta por la cantidad de ingresos generados.

Por ejemplo, si tu empresa genera $100,000 en ingresos durante un período específico y gasta $80,000, la fórmula es: (100,000-80,000) ÷ 100,000 = 20% de margen de ganancia.

Los dueños de negocios también pueden usar estos números para establecer precios competitivos de productos, determinar salarios y respaldar decisiones para contratar amás personas o invertir en equipos o propiedades.

Comprender la diferencia entre el flujo de efectivo y las ganancias es vital para administrar un negocio exitoso. Ambas son medidas importantes del estado financiero, pero cada una ofrece una perspectiva diferente sobre la salud financiera de tu empresa.

Autor: Sarah Fister Gale
Artículo publicado en: https://www.americanexpress.com/en-us/business/trends-and-
insights/articles/cash-flow-vs-profit-everything-you-need-to-know/

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella