Cómo ayudar a optimizar el flujo de caja de tu negocio durante un mal período financiero

Mantener tu flujo de caja optimizado ahora puede ayudar a poner tu negocio en una mejor posición durante las posibles interrupciones actuales y futuras.

Cómo ayudar a optimizar el flujo de caja de tu negocio durante un mal período financiero

Desde la interrupción de la cadena de suministros hasta una caída en la demanda de productos y los pagos atrasados ??de los clientes, las recesiones económicas pueden plantear una serie de desafíos en el flujo de caja.

Para ayudar a tu negocio a manejar la incertidumbre, puede ser útil considerar un enfoque estratégico para fortalecer tu disposición de efectivo mediante la activación de una serie de tácticas que equilibran la reconfiguración de tus acuerdos existentes con la implementación de nuevas tecnologías que agilizarán tus operaciones.

1. Utilizá la tecnología para acortar el ciclo de cobro de facturas.

Como primer paso para prepararte a las limitaciones de flujo de caja durante una recesión, considerá modernizar tu infraestructura de pagos con softwares de facturación. Estos pueden ayudarte a reducir días del tiempo promedio que tardás en cobrar los pagos y puede ayudarte de inmediato a optimizar el flujo de caja.

Las soluciones de pago electrónico automatizado pueden reducir los procesos manuales al generar facturas digitales. Muchos software de gestión también te permiten consolidar y realizar un seguimiento de todas tus facturas en un solo lugar. Los beneficios del software digital también se extienden a tus clientes: muchas de estas soluciones agilizan la experiencia de pago, lo que les facilita el pago al reducir los problemas del proceso manual de cobro.

Tener una solución digital también automatiza el cobro de pagos. Se pueden programar recordatorios de pago y ejecutar informes, así como establecer alertas para estar al tanto de las cuentas por cobrar. Las facturas se envían instantáneamente en las fechas límite y los recordatorios se pueden configurar para que se envíen tan pronto como los clientes se retrasen en sus pagos, lo que ayuda a minimizar la morosidad.

2. Maximizá los días por pagar cuando sea posible.

El índice de días por pagar pendientes (DPO) rastrea cuánto tiempo le toma a tu negocio pagar a sus proveedores. Al maximizar los DPO y pagar más cerca de los plazos de facturación, podés maximizar el capital de trabajo. Sin embargo, es probable que otros estén utilizando esta estrategia durante tiempos económicos difíciles, lo que significa que podrías terminar esperando más tiempo para cobrar los pagos. El aumento de sus propios DPO puede ayudar a compensar esto.

Si bien ampliar tus DPO es generalmente una buena medida, también debes pensar en las relaciones con tus proveedores a largo plazo, por lo que podrías hacer una excepción pagando a tus proveedores clave cuanto antes posible.

Al pagar a tus proveedores a tiempo a través de herramientas de pago de proveedores digitales, podés conservar efectivo hasta 14 días más.

3. Negociá los términos con tus proveedores

Negociar los términos con el proveedor es más importante que nunca en estos tiempos. Algunas áreas clave de este enfoque incluyen:

  • Extender los plazos de pago: Esto puede permitirte conservar el efectivo por más tiempo y mejorar el capital de trabajo.
  • Considerá aplicar descuentos por volumen: Debería sopesar los posibles descuentos por volumen frente a gastar más efectivo por adelantado, pero si tu negocio puede permitírselo, ahora podría ser el momento de asegurar términos muy favorables para el futuro en los suministros necesarios.
  • Compará los términos de los proveedores con los puntos de referencia de la industria: Asegurate de comparar periódicamente tus proveedores con los de la industria para asegurarte de que sigan siendo favorables. A medida que cambian las condiciones económicas, también pueden cambiar las condiciones de pago.

4. Actualizá las previsiones de flujo de caja.

La previsión del flujo de caja puede ser una herramienta útil para predecir tu situación financiera a futuro. Pero para obtener resultados precisos, requerirás los datos más recientes y continuar ajustándote a medida que el entorno continúa cambiando.

Revisá tus pronósticos de flujo de efectivo anteriores para ver cómo han cambiado según las tendencias recientes para que puedas ajustar tus suposiciones según sea necesario. Una opción es considerar la posibilidad de pronosticar y verificar los resultados con mayor frecuencia; esto puede ayudarte a detectar cambios con antelación.

5. Revisá tu estrategia de cadena de suministro.

Debido a las interrupciones en la cadena de suministro, es posible que ya hayas tenido que cambiar algunos de tus proveedores. Esta es una buena oportunidad para pensar en reevaluar tu cadena de suministro desde una perspectiva de flujo de efectivo. Los proveedores de menor costo tienden a solicitar pedidos más grandes o más dinero por adelantado para compensar el descuento de precio. Si bien esto puede haber sido un buen negocio en circunstancias menos disruptivas, podría haber beneficios al trabajar con proveedores que cobran un poco más por unidad pero que también ofrecen mejores condiciones de pago extendidas o permiten pedidos más pequeños.

6. Fomentá una cultura de flujo de caja.

Ahora es un buen momento para analizar todos los gastos, desde los grandes costos, como el inventario y las materias primas, hasta las compras más pequeñas que pueden sumarse rápidamente, como los gastos localizados o las compras de los empleados. Considerá proporcionar un marco para alentar a tus equipos a pensar más en la administración de los flujos de efectivo en sus decisiones diarias. Esto permitirá a tus equipos buscar sus propias formas de maximizar el efectivo o reposicionar el gasto lejos de áreas menos esenciales.

Los negocios que optimizan el flujo de caja ahora pueden ayudar a posicionar a tu organización para gestionar las interrupciones que están ocurriendo ahora o en el futuro. Aprovechar la tecnología, como las soluciones de pagos automatizados, no solo puede ayudar a mejorar el flujo de efectivo, sino que también puede permitir que los equipos de finanzas se concentren en proyectos estratégicos, posicionándolos mejor para expandirse cuando la economía comience a recuperarse en el futuro.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella