Cómo aprovechar el crédito fiscal para profesionalizar una pyme

Utilizar los impuestos nacionales para financiar actividades de capacitación es posible para quienes sigan una serie de requisitos del Ministerio de Industrial. Cómo utilizar el sistema.

Cómo aprovechar el crédito fiscal para profesionalizar una pyme

En la Argentina, se estima que existen 700.000 pymes y unas 5.000 grandes empresas. Sin embargo, son las pocas grandes empresas las que explican el 66% del valor agregado. Las pymes tienen en su mayoría una gran dificultad para profesionalizarse, lo que tiene relación directa con la falta de capacitación de sus conducciones y cuadros medios, explican los especialistas.

Uno de las principales causas por las que las pymes dudan en promover la capacitación de su personal es porque suelen están acuciadas por problemas urgentes, crisis económicas y nuevos desafíos. Sin embargo la capacitación de sus empleados puede resultar una inversión a corto y mediado plazo, sobre todo si utilizan correctamente el llamado Régimen de Crédito Fiscal de Capacitación que promueve el Ministerio de Industria de la Nación.

Para acceder a ese beneficio los empresarios pymes tienen que inscribirse en el Ministerio de Industria y presentar un proyecto de capacitación destinado, exclusivamente, al personal que trabaje con relación de dependencia en su empresa, con todos los aportes al día. Las empresas tendrán que acreditar que no tienen deudas fiscales o previsionales de ningún tipo.

"El sistema permite deducir de impuestos hasta un 95% de lo invertido en capacitación."

También las grandes empresas pueden ceder su beneficio para capacitar a empresas pequeñas de su cadena de valor o de su región de influencia. En 2014, la Universidad de San Andrés, por ejemplo, capacitó a proveedores de Quilmes, a pedido de la firma, para mejorar su sistema de distribución y a concesionarios de Toyota para mejorar su servicio. En este caso son las empresas que financian la actividad las que lógicamente logran deducir ese gasto de sus impuestos. 

La presentación del proyecto de capacitación es sólo el primer paso de un trámite que le permitirá deducir desde el 40% al 95% de lo invertido en capacitación de sus impuestos nacionales. El monto total que se intente recuperar de lo que se gasta en capacitación no podrá superar el 8% del monto de su tasa salarial bruta anual.

Cómo presentarse

La empresa debe completar y enviar un formulario de proyecto de capacitación, donde sintetice sus objetivos comerciales, el centro capacitador que fue elegido y las actividades de capacitación que considera acorde al cumplimiento de esos fines. 

La convocatoria para la presentación de proyectos se hace con un año de anticipación, entre abril y octubre. Aunque en estos días la convocatoria no está abierta, sólo a modo de muestra y para estar ya informado cuando llegue la próxima oportunidad en los primeros meses del 2015, se puede consultar en línea el instructivo para cargar un proyecto de capacitación.

El proyecto será evaluado y una vez que sea pre aprobado las autoridades pedirán a la empresa documentación que respalde lo declarado. El paso siguiente es la aprobación de la capacitación. Antes de esto, si la empresa inicia las tareas de capacitación, lo hace por su cuenta y corre el riesgo de no acceder a la devolución del dinero invertido, pero, en caso de que el proyecto finalmente se aprueba la Secretaría Pyme reconocerá para el reintegro el total del dinero que se invirtió en la tarea. Es importante esta aclaración porque voceros de los centros de formación SePyme) señalaron que el trámite suele demorar varios meses en atravesar todos los pasos y confirmarse su aprobación. Esta es tal vez la principal debilidad de este programa, ya que muchas PyMES se resisten a correr el riesgo y que finalmente el reintegro no se haga efectivo.

El reintegro se hará efectivo a través de la entrega de un certificado de Crédito Fiscal (bono electrónico para ser deducido de impuestos nacionales) que se concreta una vez completada la capacitación. La empresa tendrá que presentar rendiciones de cuentas y documentación y el proyecto de capacitación ejecutado deberá haber sido publicado en el Boletín Oficial. Sólo en 2014, la SePyme invirtió 40 millones de pesos para la formación de recursos humanos del sector.

El sello UCAP SePyme

Un aliado indispensable para capacitar empleados de una pyme y recuperar la inversión son los centros de formación, universidades e institutos que apliquen al programa de SePyme. Un ejemplo, son todos los cursos específicos de posgrado que dicta la Facultad de Ciencias Económicas de la Universidad de Buenos Aires (UBA), que cumplen con esa condición.

El Centro e-learning de la Facultad Regional de la Universidad Tecnológica Nacional es también unidad capacitadora SePyme. Ofrece cursos de contabilidad y finanzas, management, industria y medio ambiente, recursos humanos, comercio exterior, web, entre otras tantas temáticas.

Son diversas las universidades públicas y privadas que tienen cursos, posgrados y especializaciones que aplican a SePyme. La Universidad de Belgrano y la Universidad de San Andrés son otras dos de ellas. Debido al interés de las casas de estudio en ofrecer este beneficio, cada vez más se suman y exhiben el sello de “Unidad Capacitadora SePyme” o simplemente “UCAP SePyme”.

No hagas negocios sin ella