7 fugas en el flujo de caja (y cómo ayudar a solucionarlas)

Solucionar estos problemas comunes puede ayudar mejorar el flujo de caja de tu negocio.

7 fugas en el flujo de caja (y cómo ayudar a solucionarlas)

Cuando se trata de administrar un negocio, es de vital importancia hacer énfasis en el flujo de caja. Al no tener dinero en mano, no es posible pagar los sueldos de tus empleados, cubrir tus facturas o pagar los impuestos. La buena noticia es que mejorar el flujo de caja de tu negocio es posible identificando dónde puede haber fugas de dinero.

Fuga 1: Cobro lento de facturas

Después de hacer una gran venta, puede parecer que el trabajo ya está hecho. Pero todavía no podés celebrar. También tenés que asegurarte de que tus clientes paguen a tiempo. Si tus cuentas por cobrar comienzan a acumularse porque tus clientes tardan demasiado en pagar, esto puede ponerte fácilmente en una escasez de flujo de efectivo, incluso si tu negocio es muy rentable.

Para ayudarte a acelerar los pagos, comenzá por negociar los términos con tus clientes para cumplir con la fecha límite de pago lo antes posible. También podés solicitar una parte del pago por adelantado para generar algo de efectivo de inmediato. Si un cliente se atrasa en el pago, comunicate con él para recordárselo.

Si tenés problemas para hacer seguimiento de tus cuentas por cobrar, considerá utilizar un software de gestión de facturas para automatizar el proceso.

Fuga 2: Cubrir las cuentas por pagar demasiado rápido

A medida que acelerás el procesamiento de tus cuentas por cobrar, considerá implementar la estrategia opuesta para tus cuentas por pagar.

En lugar de pagar tus facturas apenas las recibís, leé los términos para ver cuánto tiempo puede esperar el pago. Al esperar estos plazos podés evitar una escasez de efectivo.

No tengás miedo de negociar. Ponete en contacto con tus proveedores y averigüá si existe la posibilidad de pagar luego a cambio de algún servicio o producto que tu negocio ofrezca, y cuando puedas gastar más, negocía si podés calificar para un descuento por pagar por adelantado. De esta manera, aumentarás tus márgenes cuando contás con efectivo y, al mismo tiempo, ganarás más tiempo cuando estés corto de efectivo.

Fuga 3: No usar una tarjeta de crédito que sume beneficios

Cuando pagás tus facturas con cheque o transferencia bancaria, estás perdiendo otra oportunidad de mejorar el flujo de caja de tu negocio. Algunas tarjetas de crédito comerciales ofrecen programas de recompensas en los que sumás puntos con tus compras. Estos programas, además de ofrecer la posibilidad de canjear tus puntos por productos u obsequios, también te permiten pagar los saldos de la tarjeta utilizando los puntos acumulados con tus compras.

Siempre que pagues tus tarjetas antes de la fecha límite cada mes para evitar sumar intereses, estas recompensas te pueden ayudar a generar un flujo de caja positivo.

Fuga 4: Demasiados gastos innecesarios

El espacio de oficina adicional que no utilizás, muchos viajes fuera de la ciudad, o la acumulación de inventario sin vender son algunos de los gastos que pueden pasar desapercibidos. Dedicale tiempo a gestionar tus gastos comerciales y eliminá los gastos innecesarios. Esto puede ayudarte a tapar las fugas de efectivo desde su origen.

Fuga 5: Pagos de deudas

Las deudas con intereses altos pueden representar otra fuga en tu flujo de efectivo. Cada peso que pagás en intereses es dinero que podría haberse destinado a pagar tu préstamo. Existen algunas estrategias que podés utilizar para reducir la tasa de interés.

Una opción es consolidar tus deudas, especialmente las deudas a corto plazo con altas tasas de interés, en un préstamo a más largo plazo con una tasa más baja. También podés obtener una tarjeta de crédito con una tasa de interés introductoria del 0%. Con estas tarjetas, podés retrasar la deuda de intereses durante un año o más.

El dinero que ahorrés en intereses te dará un flujo de caja positivo adicional para pagar tu deuda y tus operaciones comerciales.

Fuga 6: No estudiar los patrones de flujo de efectivo

El flujo de caja tiende a fluctuar a lo largo del año. Algunos meses contás más dinero del que necesitás, y durante otros, se vuelve escaso.

Estos cambios no tienen por qué tomarte por sorpresa, ya que probablemente exista un patrón. Si realizás un análisis de flujo de efectivo estudiando el historial comercial de tu negocio para identificar tendencias, podrás detectar cambios en el flujo de efectivo con anticipación y comenzar a prepararte antes.

Fuga 7: No tener un plan de respaldo

Si bien un análisis de flujo de efectivo puede ser de gran ayuda, la vida es impredecible. Es posible que a pesar de tus esfuerzos, aún te encontrés con una escasez de flujo de efectivo. Sabiendo que esto puede suceder, anticípate con un plan de respaldo.

Un posible plan alternativo puede ser solicitar una línea de crédito o tarjetas de crédito comerciales. Esto puede darte la opción de pedir un préstamo cuando tengas poco efectivo. Puede ser mejor presentar la solicitud para estas tarjetas cuando te encontrés en una situación financiera sólida, ya que podrías calificar para una mejor tasa de interés.

Mejorar el flujo de caja puede ser difícil, pero es un desafío que podés superar. Al implementar estas soluciones, podés ayudar a poner tu negocio en una base mucho más sólida.

 

Autor: David Rodeck

Artículo publicado en: https://www.americanexpress.com/en-us/business/trends-and-insights/articles/7-hidden-cash-flow-leaks-and-how-to-help-fix-them/

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella