Empezar de abajo y llegar a la cima: la experiencia del CEO de Coca Cola

Neville Isdell es un ex CEO de la marca de bebidas sin alcohol líder en el mundo. En el libro “Coca-Coca por dentro”, relata su experiencia desde sus inicios en Irlanda y África y cómo logró superar las adversidades que se le pusieron en sus 40 años de carrera. Un retrato inspirador, en primera persona.

Empezar de abajo y llegar a la cima: la experiencia del CEO de Coca Cola

Los CEO de grandes multinacionales suelen ser vistos como líderes inalcanzables, en algunos casos fríos, calculadores y más afectos a mantener el status quo que a emprender grandes cambios. Sin embargo, entre ellos hay algunos que empezaron desde abajo, emprendieron desafíos sin conocer a ciencia cierta el éxito que tendrían y tomaron riesgos que podrían haberlos dejado fuera de carrera. Entre ellos está Neville Isdell, ex CEO de Coca Cola, y autor junto con David Beasley, de “Coca-Cola por dentro”, que narra las vicisitudes de su carrera y el secreto del éxito de la marca.

El libro sorprende desde el prólogo, escrito por Pamela Isdell, su esposa, quien saca a la luz lo extenuante que fue para su familia tener que viajar por el mundo, para acompañar a su marido, aunque lo gratificante pese a ese esfuerzo. Desde esa sinceridad, Neville Isdell comienza su relato en 2004 cuando, mientras disfrutaba de su retiro en las islas Barbados, recibe la propuesta de volver a la empresa, que declinaba por malas ventas, acusaciones varias y polémicas.

“Coca Cola, en muchos sentidos, es la compañía perfecta, pero, en el mundo actual, eso no es suficiente”, explica el ex ejecutivo, nacido en Irlanda, criado en Zambia y graduado en Sudáfrica. El ejecutivo aceptó al reto, según dice, porque no hubiera podido soportar vivir sabiendo que rechazó ser CEO “de la firma con el nombre más recordado del planeta”.

Abriendo mercados

Podría ser el caso de cualquier joven argentino: aceptó en Zambia el trabajo en una pequeña empresa embotelladora de Coca-Cola y así comenzó a escalar en el negocio descarnado de la fabricación, distribución y venta de bebidas sin alcohol. No fue fácil por el complejo clima político de Sudáfrica, pero este le ayudó a empezar a saber las leyes de la diplomacia y de negociaciones difíciles. Al aprender a ganar dinero en mercados poco promisorios, se destacó sobre el resto. Sobre todo, al saber a motivar a los empleados y satisfacer a los clientes a todos los niveles.

Desde allí, su carrera lo llevó a él, a su esposa y a su hija de África a Australia, Filipinas, India, Alemania y, por último, los Estados Unidos. Neville Isdell abrió nuevos mercados, conquistó a competidores arraigados y morigeró controversias públicas que pusieron en riesgo la integridad de la marca, cuenta la editorial. Sus habilidades personales y el entendimiento cabal de las diferencias culturales ayudaron a desarrollar la práctica de la responsabilidad corporativa -a la que Isdell denomina “capitalismo conectado”- que vincula a las empresas con las comunidades locales para beneficio de ambas partes.

“No es suficiente la responsabilidad social corporativa, hay que juntar esfuerzos con los gobiernos y ONGs para construir un mundo mejor, tener un planeta más limpio y combatir la pobreza y la enfermedad”, explica Isdell, quien no duda en relatar tanto casos propios de éxito como de fracaso. Sobre el nuevo rol de las empresas, Isdell advierte que éstas pueden fracasar si las marcas se “desconectan de las sociedades en las que operan”.

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella