De vender diarios y golosinas a reinar en Las Vegas: La historia de Sheldon Adelson

A los 12 años, decidió dejar de estudiar para poder trabajar y ayudar a sus padres que eran inmigrantes de Europa del este. Paso a paso, comenzó con pequeños emprendimientos hasta convertirse en el creador de Las Vegas Sands Corporations, una compañía de casinos y complejos turísticos que posee ingresos anuales por US$ 1.740 millones.

De vender diarios y golosinas a reinar en Las Vegas: La historia de Sheldon Adelson

Podría decirse que Sheldon Adelson es un ejemplo vivaz de lo que significa cumplir el “sueño americano”. Nacido en Massachusetts, Estados Unidos, Adelson vivió la mayoría de su infancia en Boston, en el seno de una familia inmigrante de bajo recursos. Su padre, Arthur Adelson, era un judío ucraniano que trabajaba manejando un taxi, mientras que su madre, Sarah née Tonkin, lo hacía en una tienda de tejer. Bajo un ambiente de precariedad económica, a los 12 años decidió dejar los estudios para iniciar pequeño emprendimientos que aportaran a la economía familiar. Primero, tras recibir un préstamo de su tío, decidió comprar una licencia para vender periódicos y luego los 16 años, montó un negocios de máquinas expendedoras de dulces.

Este fue el comienzo del pequeño Adelson que, además, llegó a vender material de aseos para hoteles junto con su hermano, estuvo en el negocio de las hipotecas e inició, también, un negocio de viajes charter donde comenzó a marcar una diferencia financiera en su vida.  Finalmente, sin tener conocimientos en informática, decidió crear, junto con un grupo de  socios, COMDEX (Computer Dealers' Exhibition), una expo de computadoras que se desarrolló en diversos lugares de Las Vegas, Nevada.

Este fue el inicio de un crecimiento abismal del empresario que, en 1995, tras varios años de éxitos, vendió su expo con la interface Group Show Division, a SoftBank Corporation de Japón por 862 millones de dólares. En 1988, inició su trayecto en los casinos, luego de que él y sus socios, compraron el hotel/casino “Sands Casino”, donde construyeron el Sands Expo and Convention Center y, seguido de la demolición del antiguo hotel, la creación de “The Venetian”, hotel inspirado en la ciudad italiana.

Asumir el riesgo y expandir

Salirse del esquema y buscar nuevos desafíos fue una constante en la vida de Sheldon Adelson. Pese a no contar con los todo el conocimiento sobre algunos negocios, decidió jugársela por el mundo del juego, siempre con el apoyo, el aprendizaje y la asociación con expertos en el tema. Fue así que, de a poco, fue creando un imperio que comenzó en tierras norteamericana y se expandió a China. En 2004 desembarcó en Macao, la única ciudad china en la que están permitidos los casinos. Hoy, tiene tres y posee dos más en construcción. El mercado asiático fue un gran desafío para el empresario que implementó dos de sus capacidades más importantes: vision y valor para destinar sus proyecto a buen puerto.

Por otro lado, Adelson también posee la aptitud de reinvertarse. En un periodo de 30 años ha experimentado con más de 50 negocios. En muchas ocasiones, llegó a perder grandes fortunas. La más recordada y fue con la crisis financiera de 2008, donde perdió 24.000 millones de dólares y el mundo del juego se había desmoronado con las acciones de sus empresas por el piso. El empresario tocó con los dedos la bancarrota. Más allá de esto, la capacidad de resiliencia fue fundamental para seguir creciendo. Tras este fuerte golpe, el empresario emprendedor logró instalarse en Singapur y expandir su negocio más importante: Las Vegas Sands Corporations, su compañía de casinos y complejos turísticos que hoy posee ingresos de 1740 millones de dólares.

Compromiso con su comunidad

El hecho de haber ganado dinero y tener una vida completamente diferente a la de su infancia, no hizo que se olvidara de su pasado y las enseñanzas de sus padres. El nacido en Massachusetts, también tiene su lado filántropo con el apoyo a múltiples instituciones. Realizó múltiples donaciones, entre ellas, US$ 25 millones para la creación del Campus Educativo Adelson en Las Vegas y la donación de US$ 140 millones a través de la Adelson Family Foundation para que jóvenes judíos pudieran viajar a Israel. Todos estos aportes, han provocado que 350.000 jóvenes de la comunidad puedan visitar Israel en los pasados 13 años.

Por otra parte, el empresario mostró un enorme compromiso con distintas entidades como la fundación Dr. Miriam and Sheldon G. Adelson Medical Research Foundation en donde ha donado más de 7.5 millones de dólares para el apoyo a investigadores que colaboran en 10 universidades. A su vez, por su trayectoria en el mundo empresarial, ha recibido numerosos reconocimientos. Entre ellos, se destacan el Premio Woodrow Wilson por la Ciudadanía Corporativa, en marzo de 2008 y el Chairman's Award por parte de la Nevada Policy Reaserch Institute. Además, CNBC lo incluyó en la lista de las 200 personas que han transformado los negocios.

Algunas de sus frases más recordadas

  1. “Para mí, las empresas son como los autobuses. Usted está parado en una esquina y ¿no le gusta hacia dónde va el primer autobús? Espere diez minutos y tomar otro. ¿Tampoco te gusta? Ellos sólo siguen llegando. No hay fin a los autobuses o negocios “.
  2. “Si crees en algo debes tener el valor de llevarlo hasta el final”
  3. “Hay que coger el presupuesto y adaptarlo a la ambición del proyecto. Si no quieres hacer eso porque no tienes dinero suficiente, será mejor que vayas a buscar más, y si no consigues más entonces olvídate del proyecto”
  4. “No te fíes de nadie, quizás un poco de tu madre”
  5. “Si crees en algo debes tener el valor de llevarlo hasta el final”

¿Qué te gustaría leer?

Suscribite al Newsleter Multitaskers

No hagas negocios sin ella